Yo era una mujer felizmente casada, con dos hijas maravillosas y un marido estupendo. O eso creía. Porque hace seis años descubrí que me estaba poniendo los cuernos. Pero, ojo, no unos cuernos pequeñitos y disimulados, no. Unos que envidiarían incluso los miuras de pura raza. Grandes, voluminosos y afilados. De esos que todo el mundo ve menos la interesada, que, en este caso, era yo. Así que dejé de estar felizmente casada. Me divorcié, me compré un piso tan lóbrego como mi alma y me mudé a él con mis hijas.

Comencé una nueva vida, conocí a nuevos amigos y poco a poco el rencor que sentía hacia el género masculino de mi especie fue desapareciendo. La cuestión es que estaba muy cómoda con mi nueva vida repartida entre mi trabajo, mi familia y mis amigas. Hasta que, de repente, llegaron ellos. Sí, dos a falta de uno. Y radicalmente distintos el uno del otro. Al principio no es que me hiciera mucha ilusión despertar su interés, pero qué queréis que os diga, seis años practicando sexo única y exclusivamente conmigo misma son demasiados años. Así que me estoy planteando tener un affaire. Bueno, dos en realidad.

 

 
TítuloNo lo llames pasión
AutorNoelia Amarillo
EditorialEsencia
Primera edición15 mayo 2018

 

 

 

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Mentiras que seducen (Alessandra Torre)       Hay secretos que pueden acabar con el amor más grande... o hacerlo más fuerte. Layana Fairmont es una mujer joven, inteli...
Novedades editoriales: 14 al 20 de mayo de 2018 I             Yo era una mujer felizmente casada, con dos hijas maravillosas y un marido estupendo. O ...
¿Y a ti qué te pasa? (Megan Maxwell)     Menchu, a la que conocimos en ¿Y a ti qué te importa?, ha dejado su trabajo en el parador de Sigüenza y está desarrollando su propia...