Finales de 1929. Martina Romero acude a su primera fiesta en los salones del Ritz de Madrid, tras convencer a su padre, el estricto director del establecimiento.

Allí conoce a Bosco, aspirante a actor con el que tiene un vergonzoso desencuentro. Decepcionada por esa primera incursión en la alta sociedad, se concentra en una misión: junto a su madre y las amigas de esta organiza actos benéficos para ayudar al padre Eugenio, que lucha por la dignidad de sus pobres.

Mientras tanto, pese a la apariencia de lujo de la vida en el hotel, el país bulle. Se proclama la República y hay una ola de violencia que desata la quema de iglesias. El padre Eugenio rescata de un convento tres cuadros que serán el motivo por el que las damas y el sacerdote decidan saltarse la legalidad.

La existencia de Martina transcurre entre su compromiso, su pasión pictórica y el amor prohibido que siente por Bosco, ahora una estrella de Hollywood.

 
TítuloLos lunes en el Ritz
AutorNerea Riesco
EditorialEspasa
Primera edición20 marzo 2018

 

 

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

La tierra maldita (Juan Francisco Ferrándiz) En el siglo IX, Barcelona se encontraba en los confines más lejanos del Sacro Imperio. Gobernada por los francos desde la distancia, la ciudad, de ape...
La canción del bisonte (Antonio Pérez Henares) Hubo un tiempo en que sobre la tierra coexistían dos especies humanas: sapiens y neandertales. ¿Qué ocurrió para que una de ellas desapareciera sin de...
Intuición (Elisabeth Norebäck)   Stella y Daniel eran adolescentes cuando tuvieron a Alice. Un año más tarde, durante las vacaciones de verano, Alice desaparece y, tras una ...
newsletter

¿Quieres recibir las novedades en tu correo?

Te enviaremos semanalmente información sobre novedades, reseñas, sorteos...

Solo para lectores

Revisa tu correo para confirmar la suscripción. Muchas gracias.