Entonces

Annie desapareció una noche. Desapareció de su propia cama sin dejar rastro. Todos pensamos lo peor. De repente, como un milagro, tras cuarenta y ocho horas, volvió, pero no podía, o no quería, contar lo que le había ocurrido.

Algo le pasó a mi hermana, aunque ella no pueda explicarlo. Solo sé que cuando volvió ya no era la misma. No era mi Annie.

Soy incapaz de admitir, incluso para mí mismo, que a veces mi hermana me aterroriza.

Ahora

Recibí este correo hace casi dos meses. Estuve a punto de borrarlo, pero decidí abrirlo:

Sé qué le pasó a tu hermana. Y está ocurriendo de nuevo…

 
TítuloLa desaparición de Annie Thorne
AutorC. J. Tudor
EditorialPlaza & Janés
Primera edición9 mayo 2019