Empezamos febrero con un combo de reseñas exprés porque enero me ha cundido y tengo muchas novelas pendientes de reseñar. En este enlace podéis ver todos los combos publicados hasta ahora (que parece mentira, pero ya van unos cuantos).

 

 

Muchas (por no decir todas) se merecen una entrada única, pero a mí no me da la vida para más y sé que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

 

Algunos de estos libros estarán, con casi total seguridad, en mis recomendaciones para regalar en el Día del Libro y la mayoría aguantarán hasta Navidad.

 

 

El mes de enero, como podéis ver, ha sido muy bueno, pero también ha tenido sus decepciones. En la reseña de Progenie os dije que no sabía si iba a devolver el libro; al final lo hice, marcándolo en la Apple Store como producto defectuoso. Estoy hasta la mismísima punta del cuerno del unicornio de que nos vendan libros sin corregir y que no estén en perfectas condiciones.

 

 

Por eso abandoné rápido Todo arde (¡oh, casualidad!, de la misma editorial), por las faltas de ortografía, es imposible tener más; seguramente me esté perdiendo una buena novela, pero mi salud mental está por encima de todo.

 

 

Y después de tres intentos, creo que El encuadernador no es una novela para mí; por mucho que el pálpito me dijese que me iba a encantar, por ahora no volveré a ponerme con él.

 

 

Además, como adelanté en Twitter, mis próximos libros serán La madre de Frankenstein de Almudena Grandes (nunca he reseñado a mi escritora favorita, no sé si me atreveré por fin o seguiré siendo una cobarde), El destino de los héroes  de Chufo Lloréns (con él sí fui más valiente y reseñé La ley de los justos) y El libro de la hija de Inma López Silva, con la que tengo muchas ganas de reencontrarme porque su primera novela, Los días iguales de cuando fuimos malas, me pareció escandalosamente buena.

 

 

 

Vamos al lío:

 

 

Flor de sal

 

 

Flor de sal (Susana López Rubio)

 

 

Con esta novela me ha sucedido una cosa muy curiosa (además de muy rara, porque no es lo habitual). Me encantó cuando la subí a las novedades del mes y estuve esperando a que Nubico me la subiese a Premium. Fueron pasando los meses y Flor de sal seguía durmiendo el sueño de los justos.

 

 

El día antes de Reyes fui con Elías a la FNAC y allí apareció delante de mí, diciendo: «Llévame contigo». Tuve miedo, porque llevaba más de cuatro meses esperándola y las expectativas jugaban en su contra. Pero me la compré. Por el unicornio, ¡qué maravilla! 

 

 

Susana López Rubio nos cuenta en esta novela la historia de Julieta Carrión de la Vega, una joven que vive en Madrid con su madre, rodeada de lujos y comodidades, pero cuyo padre hace tiempo que se marchó a Bolivia para hacer negocios. Al fallecer su madre, su padre la manda a buscar y allí conocerá en mundo que choca frontalmente con el que ella conoce.

 

 

Además, allí descubre que su padre no le ha sido fiel a su madre y que tiene una amante (y no os imagináis el juego que da esta «madrastra» que hace buena a la de Blancanieves). 

 

 

Me ha encantado la historia, me ha gustado muchísimo la manera de narrar de la autora y he disfrutado (y sufrido) mucho con las peripecias de Julieta. Aunque algunas cosas me han resultado muy predecibles, el argumento me ha parecido muy bonito, un personaje femenino muy potente, con una documentación bien ensamblada y una ambientación muy lograda. Más que recomendable: 4,5 ⭐️

 

 

 
TítuloFlor de sal
AutorSusana López Rubio
EditorialEspasa
Primera edición3 septiembre 2019

 

 

 


 

 

 

Si tan solo pudiera decírtelo

 

 

Si tan solo pudiera decírtelo (Hannah Beckerman)

 

 

De Si tan solo pudiera decírtelo de Hannah Beckerman, parafraseando el título, yo solo puedo deciros maravillas. Es un libro que no entraba en mis planes (es más, cuando lo subí aquí pensaba que era una novela romántica, ya sabéis que no leo las sinopsis), pero terminé de leer el libro con el que estaba y me fui a la biblioteca de Nubico a buscar otro. Y decidí que este era el elegido. No me preguntéis por qué, porque ni yo lo entiendo, pero este ha resultado ser una de las grandes sorpresas del año (sí, ya sé que creéis que exagero, pero ni un poquito, de verdad).

 

 

Esta novela disecciona, con constantes saltos temporales y tres personajes femeninos protagonistas, la vida de una familia rota: dos hermanas que no se hablan desde hace casi treinta años y una madre que se habla con ambas pero que sufre por la nula relación entre ellas.

 

 

Y Audrey, la madre, necesita que sus hijas hablen y resuelvan el conflicto. Y a través de esos tres narradores (Audrey, Jess y Lily) conocemos en profundidad sus vidas y, poco a poco, nos vamos enterando de qué fue lo que sucedió treinta años atrás. Os prometo que pensé en cientos de miles de posibilidades, pero ni en siete mil vidas hubiera adivinado qué pasó. La autora no oculta información, pero a mí me hizo creer una cosa que resultó ser algo que no tenía nada que ver.

 

 

Hannah Beckerman retrata magistralmente el dolor, el miedo, el peso de la culpa y cómo considerar que no hablar por temor a lastimar a los que queremos puede llevarnos a una vida de más sufrimiento que si afrontamos los hechos de cara, sin ocultar lo que realmente sentimos.

 

 

En Si tan solo pudiera decírtelo se tratan temas muy duros y he tenido que tragarme más de un nudo, porque es una novela llena de sentimientos sin caer en la sensiblería, en la que la autora refleja muy bien el dolor de una familia completamente rota por culpa de los silencios y los secretos, 

 

 

Esta novela hubiese sido perfecta con un capítulo o un par de ellos más. Para mi gusto corta de manera abrupta (que no quiere decir que el desenlace sea precipitado) y a mí me hubiese gustado saber un poquito más de esta familia. Por otro lado, lo que más me ha sorprendido es que me he pasado más de tres cuartos de novela posicionándome del lado de una de las hermanas y, cuando he ido conociendo un poquito más de lo que había ocurrido, inmediatamente he dejado de odiar a la otra y he empezado a empatizar con ambas por igual. Más que recomendable: 4,5 ⭐️

 

 

 

 
TítuloSi tan solo pudiera decírtelo
AutorHannah Beckerman
EditorialRoca
Primera edición16 enero 2020

 

 

 


 

 

Dócil

 

 

Dócil (Aro Sáinz de la Maza)

 

 

Esta novela se merece una entrada para ella sola, pero no me he atrevido por si acaso contaba más de lo debido. Llevo siguiendo a Milo Malart desde que Aro Sáinz de la Maza publicó El asesino de La Pedrera, que ahora ha publicado esta editorial con el nombre de El verdugo de Gaudí. Ya entonces me conquistó este personaje y después leí El ángulo muerto. Pero cuando pasan casi 4 años entre un libro  y otro terminas olvidándote del autor, del personaje y de todo.

 

 

Y cuando me encontré que se reeditaban los dos primeros libros y que había una nueva entrega de Milo me puse contentísima, porque Malart es… bueno, es indescriptible, tenéis que conocerlo de primera mano leyéndolo. Soy de empezar la casa por los cimientos, es decir, de leer las series en orden, pero no es necesario, porque son novelas autoconclusivas y el autor (excepto en un caso muy concreto que pertenece a la vida personal de Milo) no se autodestripa. De hecho, yo no recordaba apenas nada de las dos entregas anteriores y las he ido recordando conforme leía. Así que podéis empezar por Dócil sin problemas.

 

 

Lo primero que quiero recalcar, aunque en su momento lo puse en Twitter sin decir que me refería a esta novela (aunque todo el mundo sabía qué estaba leyendo) es que lloraba de la emoción cuando iba por la página 115 y no me había encontrado ni una sola falta ni una sola errata (el tema del punto antes o después de las comillas no lo voy a discutir aunque a mí no me guste). Se nota que el autor es de la profesión y nos ha regalado una novela impecable ortotipográficamente (y a todos los niveles).

 

 

Pues aquí Milo tiene que resolver un asesinato múltiple en el que ha quedado viva una persona. Recuerda bastante a un caso que ocurrió quince años atrás y ambos tienen en común a esa  persona. La trama, contada así, parece algo que ya hemos leído una y mil veces. 

 

 

Lo que se ve poco es la caracterización que hace Sáinz de la Maza de sus personajes y cómo los lleva al límite. Hay un careo entre Milo y uno de los personajes, en el que la lucha psicológica entre ambos es tan brutal que yo me agotaba solo de leerlos; un pulso entre dos cerebros privilegiados para ver quién es capaz de derrumbar a quién.

 

 

El final es sublime y de una tacada la trama se ramifica (Aro hace las cosas al contrario que el resto) y empieza a resolver casos que estaban abandonados y archivados y a mí no me queda otra que aplaudir, darle las gracias por esta pedazo de novela y suplicarle de rodillas que no me tenga 4 años esperando para volver a reencontrarme con Milo Malart, un tipo enorme (y no porque mida dos metros), que se pasa el día comiendo tortilla de patatas, que no bebe y que se baña en el mar cada día (haga la temperatura que haga). Yo tengo pálpitos para elegir mis novelas y él una «parabólica» que es la que le hace resolver los asesinatos. No te la pierdas: 5 ⭐️

 

 

 
TítuloDócil
AutorAro Sáinz de la Maza
EditorialDestino
Primera edición21 enero 2020
SerieMilo Malart

 

 

 


 

 

Alguien a quien conoces

 

Alguien a quien conoces (Shari Lapena)

 

 

Pensaba que nunca iba a volver a aparecer en la web la señora Lapena, de hecho el último de sus libros no lo leí. Pero a mí me dan ventoleras y decidí darle una oportunidad (eso sí, la última) y ver si era bueno como La pareja de al lado o era un horror como Un extraño en casa. Me ha parecido que estaba entre ambas, pero creo que mi relación con Shari se acaba aquí, porque estamos condenadas a no entendernos. Y es mejor dejarlo, mientras seguimos llevándonos bien, antes de que acabemos odiándonos.

 

 

Shari Lapena en Alguien a quien conoces ha creado una trama bastante decente, con unos buenos giros y un final que yo no me esperaba (y menos los motivos).

 

 

El problema de Lapena es que, desde mi punto de vista, no sabe construir personajes ni diálogos, todos los femeninos están cortados por el mismo patrón, igual que los masculinos, y podríamos intercambiar tranquilamente los nombres que no pasaría nada. 

 

 

El caso es una especie de «habitación cerrada» porque aunque hay muchos vecinos en la comunidad, ella se limita a presentarnos solo a unos pocos. Y lo consigue, porque juega muy bien al despiste y a llevarnos por donde ella quiere. Hasta que, al final, todo nos estalla en la cara, pero era imposible que lo viésemos venir.

 

 

No tengo la sensación de haber perdido el tiempo porque la novela es muy cortita y se lee en un par de horas, pero la próxima vez las dedicaré a leer otras que me aporten más, en las que los personajes no sean tan planos ni unos calcos los unos de los otros, fácilmente intercambiables como he dicho antes. Y no me digáis que en los thrillers no hace falta caracterizar bien al personaje, que ahora voy con eso. 3 ⭐️

 

 

Esto NO ES UN THRILLER, porque ni tiene la acción ni tiene el ritmo que este género pide. Si lo es, yo soy un fraile cartujo. Dejad de poner a todo esa etiqueta porque empieza a resultar estomagante. Que los lectores no somos gilipollas y llevamos ya unos cuantos libros a nuestras espaldas (posiblemente más que la cabeza pensante al que se le ha ocurrido etiquetarlo así).

 

 

 
TítuloAlguien a quien conoces
AutorShari Lapena
EditorialSuma
Primera edición23 enero 2020

 


 

 

 

Viento de otoño

 

 

Viento de otoño (Brenna Watson)

 

Conocí a Brenna Watson con El futuro tiene tu nombre y me enamoré de su forma de escribir y de contar historias. Decidí entonces que tenía que seguirle la pista a esta autora y que la próxima vez que publicara allí estaría yo. Pero, por unas cosas o por otras, la fui dejando hasta que hace unos días me topé con ella en mi biblioteca y supe que tenía que ponerme con ella ya sí, sí o sí.

 

 

Viento de otoño es una novela romántica histórica ambientada en la Escocia del siglo XIV, pero su protagonista, aunque hija de escocés, es española. Vamos acompañando a Gabriela en su huida desde su Toledo natal hasta llegar donde vive su abuelo paterno, el laird del clan Montroe.

 

 

Me gusta esta autora porque aunque la trama es muy simple y sin complicaciones, en la que el romance tiene un gran peso, este siempre se va cociendo a fuego lento (aquí no hay flechazos posibles) y siempre hay alguna sorpresita que hace que consiga que se nos ponga un nudo en el estómago y se nos salte alguna lagrimilla que otra. 

 

 

Además, siempre hace protagonista a una mujer (que es la que lleva todo el peso de la trama) y el personaje del que se enamora (en este caso Duncan, el jefe de los guerreros del clan) no le roba ni un ápice de protagonismo. Tenemos también una antagonista (lo que me puede gustar a mí una mala malísima), secretos, verdades a medias o medias mentiras y un niño (y a mí no me gustan los niños en las novelas, como he repetido hasta la saciedad) que es para comérselo entero.

 

 

Historias como esta me hacen preguntarte por qué coño me paso el día leyendo novelas de «muertitos» cuando yo con lo que realmente disfruto en con amores que tardan en cuajar, venganzas, traiciones y cosas similares. Y, creedme, ni punto de comparación. 

 

 

No es perfecta porque me ha faltado que la autora resolviese el «conflicto» de Toledo pero, aun así, es una novela muchísimo más que recomendable (incluso para los que consideran que la romántica es un género menor; ya me gustaría a mí ver a «esos» documentándose históricamente para contextualizar una novela como esta). 4,5 ⭐️

 

 

 
TítuloViento de otoño
AutorBrenna Watson
EditorialVergara
Primera edición16 mayo 2019

 


 

 

Las malditas

 

 

Las malditas (Stacey Halls)

 

 

Sobre Las malditas de Stacey Halls la verdad es que no sé qué decir. Con esta también tuve un flechazo (vaya añito me espera, madre del unicornio) porque la portada es una maravilla. Pero el tema de las brujas y su persecución no me termina a mí de cuadrar, así que dudaba en si darle una oportunidad o no. 

 

 

La empecé a leer y me parecía que era muy lenta y no terminaba yo de verle la gracia, así que la aparqué. Pero seguía haciéndome ojitos y volví con ella (desde el principio, por si me había perdido algún detalle) y ya no la pude soltar.

 

 

Stacey Halls nos narra la historia del juicio de las brujas de Pendle, un hecho histórico que sucedió a principios del XVII. Creo que el gran fallo de la novela es haber utilizado solo un narrador en primera persona (Fleetwood Shuttleworth) porque solo conocemos lo que ella está sufriendo y su versión de los hechos.

 

 

Me ha resultado un buen personaje y los que la acompañan (su marido, la «bruja» de su madre, sus vecinos y Alice) son muy completos y  evolucionan muy bien, pero me ha faltado sufrimiento, dolor y haber vivido la historia desde otras perspectivas.

 

 

A pesar de eso, es un libro recomendable, que se lee con facilidad y resulta muy ameno. Es una romántica histórica que me ha sorprendido bastante, pero que ha resultado ser menos de lo que esperaba. Posiblemente porque algunas de las decisiones finales de Fleetwood, la protagonista, no las he terminado de entender. Eso sí, ha habido un detalle al que apenas le había dado importancia durante la lectura y cuando he descubierto el juego al final del libro me he quedado con la boca abierta. Con eso la autora no se moja pero nos lo dice todo. Recomendable: 3,5 ⭐️

 

 

 
TítuloLas malditas
AutorStacey Halls
EditorialEdiciones B
Primera edición16 enero 2020

 

 


 

No digas nada

 

 

No digas nada (Patricia Gibney)

 

 

No digas nada de Patricia Gibney es el 5.º libro de la serie protagonizado por Lottie Parker. Y yo quiero hacer aquí una puntualización: cuando sigo series me gusta no tener que esperar mucho para poder seguir leyendo aventuras de mis personajes favoritos, pero en este caso voy a terminar con empacho. ¡Que no han pasado ni tres meses entre No hay salida y este! Vamos a terminar de Lottie (que ya me cae regular) hasta la mismísima punta del cuerno del unicornio. Un respiro, por favor. Dejad pasar seis meses entre un libro y otro, que nos dé tiempo a echarla de menos. Que a la autora no le va a dar tiempo de escribir a la marcha que la publican.

 

 

Aunque, por otro lado, no sé yo si el próximo no será el último para mí, porque la Parker me tiene un poquito harta: es un buen personaje pero me empieza a provocar cada vez más rechazo. Tiene una forma de ser que no entiendo (por mucho que haya sufrido en la vida) y con cada nuevo libro me resulta un poquito más repelente.

 

 

En este libro, Lottie tiene que investigar dos casos, aparentemente sin relación alguna entre ellos: por un lado, una chica llega a la comisaría diciendo que ha matado a alguien, aunque ella no es capaz de decir a quién. Nosotros sí sabemos que ha dado a luz, pero los investigadores lo descubren en el hospital; por otro, un niño asesinado con flores a su alrededor. Ni media pega a las tramas, al desarrollo de la investigación ni al final, que no lo he acertado ni de lejos. 

 

 

La Gibney sigue explotando el esquema y los temas que la han llevado el éxito, como es natural: dos tramas principales, personajes bien definidos, giros narrativos bien conseguidos y un desenlace de infarto. En cuanto a los temas, los mismos que se van repitiendo a lo largo de toda la serie: familias disfuncionales, rencillas familiares, la religión y la hipocresía que ello conlleva… 

 

 

Y, a pesar de que la Parker me pone de los nervios cada vez que aparece (y teniendo en cuenta que ella es la protagonista indiscutible lo hace en todas las páginas) esta es, para mí, la mejor novela de la serie, posiblemente porque el «tema familiar» lo hemos dejado ya de lado (que era ya un poquito agotador), aunque presiento que en el próximo será el rey absoluto: 4,5 ⭐️

 

 

 
TítuloNo digas nada
AutorPatricia Gibney
EditorialPrincipal de los Libros
Primera edición15 enero 2020
SerieLottie Parker

 

 

 

 

 

 

Puedes encontrar a Montse Martín en Lector Cero. Si quieres un informe literario o una corrección de tu novela, puedes contactar con ella aquí.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción