Opinión personal

 

Hay momentos en los que, de tanto leer siempre historias del mismo tipo, terminas saturada y todas te parecen la misma. Y en esos casos tengo que descansar, darme un respiro y «purificarme» con otro género.

Es lo que necesitaba cuando Amazon puso en mi camino esta novela, con su «recomendados para ti». La vi y fue un flechazo, tanto por la portada como por su título.

No soy lectora habitual de romántica pero he de confesar que las pocas veces que una buena novela de este tipo llega a mis manos la disfruto tanto o más que las que acostumbro a leer.

Estamos en Londres, en 1820, y allí conocemos a Marian Fillmore, la baronesa Hartford, que desea con todas sus fuerzas que su marido muera para poder liberarse del infierno en el que se ha convertido su  su vida desde hace seis años, debido al continuo maltrato al que la someten tanto su esposo como la hermana de este.

Derek Hamilton, el hijo del barón Hartford, ha regresado a Londres desde Boston (ciudad donde reside desde hace una década) para asistir a la boda de su primo Lionel, conde de Bridgeport. Su tía Charlotte, hermana de su madre, le aconseja que vaya a visitar a su padre, al que no ve desde hace mucho tiempo, para que pueda despedirse de él en su lecho de muerte.

Derek vuelve a la mansión en la que pasó su infancia (aunque no tiene ningún deseo de reencontrarse con el hombre que destrozó su vida y la de su madre) y cuando conoce a la joven esposa de su padre se siente en la obligación moral de cuidar de ella y protegerla, y mucho más después del fallecimiento de su progenitor, cuando se da cuenta de que Marian ha escapado de un infierno al quedarse viuda para meterse en otro peor: su tía, Ellen Hamilton, ha convertido a Marian en una criada.

Y a partir de ahí asistimos al nacimiento de una historia de amor que va fluyendo despacio, sin prisas, de una manera natural, y vemos la lucha de Marian por encerrar sus sentimientos (no entiende que pueda sentirse atraída por el hijo de su difunto esposo, porque seguro que eso es antinatural) y a Derek ponerse el mundo por montera y hacer lo que le da la gana sin importarle el qué dirán, preocupándose exclusivamente del bienestar de su «madrastra» e intentando subsanar, en la medida de sus posibilidades, todas las brutalidades cometidas por su padre.

Ese es uno de los puntos fuertes de la novela: la forma en la que la autora nos transporta a la sociedad inglesa de principios del XIX, con su encorsetamiento, su etiqueta y sus rígidas normas sociales; Derek acostumbrado a la libertad de América, con una sociedad mucho más abierta y menos protocolaria, hace en cada momento lo que le dicta su conciencia, procurando únicamente cuidar de Marian y de su bienestar, porque él tampoco ve muy normal los sentimientos que le despierta la viuda de su padre, una mujer inocente y sin dobleces, el polo opuesto a las mujeres con las que suele relacionarse.

Resumiendo, que dice el Maestro: una novela romántica clásica (con secretos, con engaños, con matrimonios sin amor), con una prosa cuidada y envolvente, con una trama sencilla pero que atrapa desde el primer momento, un ritmo tan fluido como la historia de amor que nos narra, con unos personajes muy bien caracterizados, naturales y muy creíbles, con unas escenas llenas de pasión y sensualidad, con unos diálogos veraces, una ambientación de la sociedad inglesa de la época magistral, y con un desenlace que, aunque esperado, resulta muy emotivo.

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

 

 

Autor

 

Brenna Watson, licenciada en Historia y con estudios de Filología y Derecho, ha pasado los últimos quince años leyendo y corrigiendo novelas de otros autores, hasta que decidió sentarse frente al ordenador y escribir su propia historia.

Ha publicado pequeños ensayos sobre materias diversas, además de reseñas y entrevistas, en varios medios. Es una gran aficionada a la lectura y a las series de televisión estadounidenses, y le encanta comprarse zapatos. Vive en un rancho en las montañas junto a su marido, sus dos perros y tres gatos.

 

 

Datos del libro

 

 
TítuloEl futuro tiene tu nombre
AutorBrenna Watson
EditorialB de Books
Primera edición27 septiembre 2017

 

 

 

 

 

También te puede interesar

Reseña: Los niños desaparecidos (Patricia Gibney)... Opinión personal   Conocí la existencia de Los niños desaparecidos por una de esas benditas casualidades que tiene la vida y desde que vi su ...
Reseña: A grandes males (César Pérez Gellida)     Opinión personal   Parecía que no iba a llegar nunca pero, por fin, ya conocemos el desenlace de esta historia que se ha ...
Reseña: Maldito síndrome de Estocolmo (Carmen Sere... Opinión personal   Hoy os traigo la reseña de un libro que me ha cautivado y que, por ese motivo, me va a hacer rehacer una de las entradas...

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

Resumen
Fecha
Título libro
El futuro tiene tu nombre (Brenna Watson)
Valoración
41star1star1star1stargray

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción