Opinión personal

 

Me resulta infinitamente difícil ponerme a escribir esta reseña, porque me veo incapaz de plasmar en un papel lo que Víctor ha sido capaz de transmitirme con la lectura de este libro. Yo no soy escritora, no sé escribir, pero voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda o sepa. Nunca mi opinión está a la altura del libro del que hablo pero en este caso aún menos.

Esta es, para mí, la novela más «blanda» de Víctor. Blanda en el sentido de que la crudeza es menos explícita, pero es ímplicitamente descarnada y desgarradora. Porque en el libro hay dolor (si no lo hubiese no sería él), pero un dolor ya superado o que está a punto de hacerlo, porque los personajes van cerrando durante su «travesía» los círculos que les permiten seguir avanzando, las cosas de su pasado que no habían solucionado y que los lastraban. Y violencia en todas sus manifestaciones: maltrato, chantejes, prostitución… Y la lluvia como punto común de todas las tragedias.

Y a pesar de ser la novela más «blanda» es su mejor novela y posiblemente una de las tres mejores que lea este año. No sé cómo lo hace, pero en cada novela deja el listón muy alto y en la siguiente consigue superarlo. Me costó mucho decir que había escrito algo mejor que La tristeza del samurái, pero veo que este escritor no tiene tope y su calidad literaria no tiene techo.

Ambientada en Tánger, Malmö (me atrevo a decir que esta ciudad sueca es un homenaje a Mankell)  y en diversas ciudades de España (Tarifa, Sevilla, Madrid, Barcelona), el libro está dividido en un prólogo, siete partes subdivididas en capítulos y un epílogo. La acción transcurre entre febrero y agosto de 2014, excepto el prólogo, que lo hace en 1955 y el epílogo en junio de 2017, aunque el período temporal que abarca ocupa los últimos ochenta años.

Por encima de la lluvia es el viaje de sus dos protagonistas principales, Helena y Miguel, pero es también el del lector a través de las vidas de esos protagonistas y de todos los que conforman esta maravillosa historia de amor; de amor y, además, de violencia y de dolor, con los temas recurrentes en todas las novelas del autor: la literatura, la pintura, el suicidio, los recuerdos de la infancia y cómo marcan nuestra vida, la lluvia, la guerra y la posguerra. Y junto a estos encontramos otros, como los malos tratos, la xenofobia, el auge de las ideologías de extrema derecha, la prostitución, la corrupción, la vejez y la enfermedad, los abusos sexuales, la homosexualidad, la memoria histórica, la crisis de refugiados y el Alzhéimer.

Un apunte hablando de esta maldita enfermedad: terminar el libro el día mundial contra el Alzheimer es aún más sobrecogedor, si cabe; y darme cuenta de que a veces mataríamos para poder olvidar y que estos enfermos matarían por tener esos recuerdos, es aterrador.

Escrita en tercera persona por un narrador omnisciente, su estilo solo puedo catalogarlo como mágico, porque no hay nada que pueda describir mejor lo que se esconde en cada palabra y en cada frase sino pura magia.

Por encima de la lluvia consta de dos historias que se van desarrollando de forma paralela (la que sucede en Suecia y la que lo hace en España), a las que al principio no le vemos la relación que pueden tener, pero rápidamente descubrimos cuál es el nexo de unión entre Yasmina y Helena; ambas tramas son muy sólidas (sin que el interés de una sobresalga por encima de la otra, algo bastante difícil de conseguir) y terminan confluyendo de manera natural, gracias a una tensión y un ritmo narrativo perfectos, que nos permiten ir avanzando sin prisa pero sin pausa en el viaje que el autor nos ha organizado.

Los personajes son magistrales, poliédricos, llenos de luces y sombras. Y con ellos me ha sucedido algo que me ha pasado muy pocas veces (por no decir nunca): he terminado cogiéndole cariño a algunos a los que he odiado con todas mis fuerzas desde el principio, y odiando a otros que me habían caído bien.

Sobresale por encima de todos el de Helena, una cínica viuda septuagenaria que vivió dos tragedias en su infancia y que ha hecho de ese cinismo la coraza que la mantiene viva. Miguel, otro septuagenario, un hombre cuadriculado, lógico, que no se ha atrevido a vivir y que en la última etapa de su vida demuestra que tiene los arrestos suficientes para darse una nueva oportunidad. Abdul, posiblemente uno de los personajes más asquerosos con los que me he topado a lo largo de mi vida, que al verse reflejado en su nieta Yasmina se convierte en el guardián de la moral; un tipo que oprime a los débiles pero es servil con los fuertes, un cobarde, en definitiva.

Y unos secundarios de lujo, como el Marqués, Natalia, Gustavo, Fátima, Sture, Raquel, Gövan…, todos únicos, irrepetibles, inolvidables.

La ambientación sublime, con unas descripciones que nos hacen meternos en la piel de todos y cada uno de los personajes y vivir y revivir con ellos toda su existencia. El tema de la violencia de género está tratado de una manera cruda y realista, para que no dejemos de darnos cuenta de que estamos ante una de las mayores lacras de la humanidad, y que no podemos apartar la vista porque a nosotros este hecho no nos ataña directamente. Ponerle remedio es cosa de todos. Tolerancia cero.

El final me ha parecido estremecedor, igual que algunos giros narrativos magistrales que tiene la novela. Porque aunque la trama sueca es negra, la mayoría de la novela no lo es, pero eso no impide que el autor nos dé unos cuantos puñetazos en la boca del estómago que nos cortan la respiración y nos dejan completamente noqueados.

Resumiendo, que dice el Maestro: Por encima de la lluvia es un NOVELÓN, con mayúsculas, de esos que cuando los cierras se te han quedado pegados a la piel y es imposible deshacerte de ellos, con una trama muy bien construida, con unos personajes redondos, con un final que te encoge el corazón, y escrito desde las tripas, que es como se escriben las novelas que no solo llegan al lector y lo sacuden, sino que lo desgarran por dentro y le hacen sentir cosas que nunca antes había experimentado.

Esta novela nos demuestra que para vivir y disfrutar de la vida (no solo sobrevivir, que eso es vegetar) primero debemos aprender a caminar, después a nadar (a favor y a contracorriente) y, por último, a volar: con la imaginación, con los recuerdos, con la ilusión, pero siempre, siempre, por encima de la lluvia. O por debajo. Porque el agua limpia y purifica, y esa purificación arrastra todo lo que nos lastra y nos impide avanzar y seguir, bien sea corriendo, nadando, volando, pero siempre viviendo. La vida es un viaje que tenemos que hacer solos o acompañados, por tierra, por mar o por aire, pero afrontándolo con valentía.

Título del libro

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

 

 

 

Autor

 

Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012.
Cursó estudios de Historia en la Universidad de Barcelona y colaboró dos años como locutor en el programa radiofónico de realidad social Catalunya Sense Barreres.
Su primera novela, El peso de los muertos, ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006.
Fue finalista del XIII Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños (inédita).
En 2011 publicó La tristeza del samurái, traducida a una docena de idiomas y bestseller en Francia,; cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios, entre ellos el Prix du Polar Européen 2012 a la mejor novela negra que otorga la publicación francesa Le Point en el Festival de Novela Negra de Lyon.
En 2013 publicó Respirar por la herida, finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera.
Un millón de gotas fue ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por el Magazine Lire.
La víspera de casi todo fue galardonada con el 72 Premio Nadal.

 

Datos del libro

 

 
TítuloPor encima de la lluvia
AutorVíctor del Árbol
EditorialDestino
Primera edición19 septiembre 2017

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
Por encima de la lluvia (Víctor del Árbol)
Valoración
51star1star1star1star1star

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Reseña: Un amor (Alejandro Palomas) Opinión personal   Cuando hace poco más de un mes vi cómo Alejandro Palomas se convertía en el ganador del Premio Nadal 2018 me alegré mucho. P...
Reseña: No está solo (Sandrone Dazieri)   Opinión personal   Voy a empezar de una manera categórica, sin medias tintas: esta novela y este autor son mi gran descubrimiento d...
Los hermanos Burgess (Elizabeth Strout)     Perseguidos por el extraño accidente en que falleció su padre, Jim y Bob huyeron de su pueblo natal en Maine, dejando allí a su herm...

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción