Opinión personal

 

No me gustan los premios. Pienso que son un «apaño» entre las editoriales y los escritores. Pero si uno de esos premios se lo dan a uno de mis escritores favoritos, la cosa cambia: entonces empiezo a creer que la literatura tiene solución y que todo es «limpio».

Cuando Elías me dijo: «Le han dado el Nadal a Víctor del Árbol» no daba crédito. Me lo imaginaba allí, recibiendo el galardón, echando la vista atrás y pensando: «Por fin triunfo en mi país». Porque la verdad es que a Víctor le ha costado que se le reconozca aquí: en Francia era un ídolo, y nosotros subiendo a los altares a todo lo que nos venía de fuera. Lo nuestro es para hacérnoslo mirar.

Desde que Destino anunció que la fecha de salida era el 9 de febrero, mi vida entró en bucle, y solamente se guiaba por esa fecha: ¡lo quiero!, ¡lo quiero y lo quiero ya!. Y por si no tuviese bastante, se inventaron el hashtag maldito de #cuentaatrás, que hacía que me llevasen todos los demonios cada vez que lo veía.

Pero vamos al lío, porque el día ya ha llegado, lo he leído y he tenido que hacer una nueva categoría en mis valoraciones: la de obra maestra.

Porque Víctor del Árbol ha escrito una OBRA MAESTRA. Parafraseando a Horacio Quiroga, de amor, de locura y de muerte, de sufrimiento, de desgarro y de dolor. Y para paliarlo, hace guiños constantes a la música, a la literatura, sobre todo a la poesía, y a la pintura (lo de Vostell me ha hecho recordar mi infancia y mi adolescencia, porque yo hablaba con él sin saber quién era y su importancia en la Historia del Arte).

Ambientada en Málaga, A Coruña, Barcelona, Alemania y Argentina, la novela está estructurada en un prefacio, 25 capítulos y un epílogo, y se desarrolla en verano de 2007, en el de 2010 y en 2013, aunque con sus constantes saltos temporales abarca un período de más casi setenta años.

Utilizando un narrador omnisciente en tercera persona, siguiendo un hilo cronológico discontinuo, con varias ejes argumentales, el estilo es sublime, para deleitarnos en todas y cada una de sus letras y recrearnos en su magnífica manera de narrar. Las palabras fluyen, se deslizan gracias a una prosa exquisita, pero se vuelven tan brutales como las aguas de un mar embravecido chocando contra las rocas y nos dejan exhaustos y agotados, como me ha sucedido a mí, y entonces tenemos que parar, descansar y pensar que siempre hay que intentar exorcizar los recuerdos del pasado, porque de lo contrario, lastrarán nuestro futuro, y que cuando ya no hay esperanza, solamente dejarnos arrastrar hacia el abismo nos hace salir a flote más fuertes.

Una trama donde los hilos se van entretejiendo hasta crear un armazón sólido, duro,  sin  ninguna fisura, en la que las historias, como si de una matrioska se tratara, van apareciendo una detrás de otra sin cesar, a cada cual más sorprendente, para bifurcarse, converger, separarse y volverse a unir, porque todas están interconectadas por un nexo común: vidas destrozadas, personas que son muñecos rotos, y dolor, mucho dolor.

La verdad es que no entiendo cómo puede el autor escribir sobre la maldad de esa manera, pero la MALDAD con mayúsculas: una galería de personajes poliédricos, marcados todos por el horror, descarnados, cada uno con su propio sufrimiento interior que no comparte con nadie, con el horror incrustado en alma de tal manera que los va devorando por dentro, pudiéndolos llevar a convertirse en lo mismo de lo que intentan huir.

Y que, aunque parezca mentira, porque me considero una persona medianamente estable, he conseguido entender a la mayoría, porque todos tienen motivos más que suficientes para ser como son y comportarse como lo hacen.

Porque Víctor ha creado una novela en la que los personajes y sus historias nos poseen, nos asfixian y nos exprimen y, cuando lo hemos reposado, podemos seguir metiéndonos en la piel de unos personajes cuyas vidas nos parecen emponzoñadas y envenenadas por sus fantasmas, sus rencores y sus odios.

Pero a los que podemos llegar a comprender e incluso empatizar con ellos, porque cada uno es lo que la vida le hizo ser. Germinal, Paola, Daniel, Martina, Dolores, Eva, Mauricio… todos me han robado una parte de mí y un pedacito de mi alma se quedó enredado en sus vidas.

Resumiendo, que dice el Maestro: violaciones, torturas, mentes enfermas, acosos… temas tan duros y tan brutales que caen sobre nosotros como mazazos, son los ejes sobre los que gira esta novela y sus personajes, y que me han hecho pensar en que si las personas son como las vemos o lo que vemos de ellas es solo su apariencia.

Lo que vivimos en nuestra infancia es lo que marca nuestra personalidad, esa es la época en la que nos forjamos y es la que nos hace convertirnos en lo que somos.

Como he dicho en Twitter cuando he terminado su lectura: con esta obra he descendido a los infiernos, pero lo volvería a hacer una y mil veces para poder deleitarme de nuevo con este libro.

Y para terminar, un apunte: todos los que me conocéis, sabéis que mi novela favorita de este autor era La tristeza del samurái. Ni recuerdo las veces que he «discutido» porque todos opinaban (sí, hablo en pasado) que la mejor es Un millón de gotas. Pues, por mi parte, se acabó: La víspera de casi todo, a pesar de los prejuicios que algunos tengan por el premio que ha recibido, es una OBRA MAESTRA, porque lo de NOVELÓN, se le queda pequeño.

 

 

Dedicatoria víspera

 

 

 

 

Autor

 

Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue mosso d’esquadra desde 1992 hasta 2012.
Cursó estudios de Historia en la Universidad de Barcelona y colaboró dos años como locutor en el programa radiofónico de realidad social Catalunya Sense Barreres.
Su primera novela, El peso de los muertos, ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006.
Fue finalista del XIII Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños (inédita).
En 2011 publicó La tristeza del samurái, traducida a una docena de idiomas y bestseller en Francia; cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios, entre ellos el Prix du Polar Européen 2012 a la mejor novela negra que otorga la publicación francesa Le Point en el Festival de Novela Negra de Lyon.
En 2013 publicó Respirar por la herida, finalista en el Festival Internacional de Cine Negro de Beaune 2014 a la mejor novela extranjera.
Un millón de gotas fue ganadora en 2015 del Grand Prix de Littérature Policière y premiada como la mejor novela policial extranjera por el Magazine Lire.
La víspera de casi todo fue galardonada con el 72 Premio Nadal.

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloLa víspera de casi todo
AutorVíctor del Árbol
EditorialDestino
Primera edición9 febrero 2016

 

 

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
La víspera de casi todo (Víctor del Árbol)
Valoración
51star1star1star1star1star

También te puede interesar

Reseña: Noche (Bernard Minier) Opinión personal   Tenía muchas ganas de leer Noche y de reencontrarme con Martin Servaz, el protagonista de la serie escrita por el francés ...
Reseña: Tres mil noches con Marga (Pedro Ramos) Opinión personal   El 30 de agosto recibí un correo de Alba en el que decía me gustaría compartir con vosotros tres mil noches y una vida, la...
Reseña: No está solo (Sandrone Dazieri)   Opinión personal   Voy a empezar de una manera categórica, sin medias tintas: esta novela y este autor son mi gran descubrimiento d...

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción