Opinión personal

 

Ha pasado casi un año desde que reseñé Reina roja, y parecía que nunca iba a llegar el día de poder leer su esperada continuación. Y ya he leído Loba negra, y ya sé todo lo retorcido que puede llegar a ser Jurado. Pero la pregunta es, ¿y ahora qué hago yo con mi vida hasta el 7 de noviembre, que es cuando publica Gellida Todo lo peor? Imagino que ya lo sabéis, ¿no? Pues rejoderme y aguantarme. Santa paciencia la de los lectores, que les consentimos que tarden un año en sacar sus libros. Tendríamos que hacer algo, porque esto es intolerable.

 

 

Hablando de hacer, ¿qué me decís de la que ha liado Arturo González-Campos secuestrando todos los ejemplares de Loba negra destinados a «los amigos famosos de Juan»? Estos tíos son la rehostia, no se les ocurre nada bueno. Que conste que yo me mojo y me posiciono del lado de Arturo (#TeamArturo), porque poco le ha hecho para lo que se merece. Sí, tú, el que parece que no ha roto nunca un plato…

 

 

Lo que he podido reírme con este par, que la mayoría de los días solo entraba en Twitter para ver qué fechoría habían preparado. Os aplaudo a los dos hasta que me sangren las manos, queridos. Pero también a todos los que han participado en tamaña idea. Sois geniales.

 

 

Y ahora se supone que tengo que hablar del libro, pero es imposible. ¿Que por qué? Porque no puedo contar cómo empieza, porque reventaría el final de Reina roja, y tampoco puedo contar de qué va, porque os estropearía la sorpresa. Así que, como si anduviera encima de huevos o de cristales, voy a intentar daros mi opinión sobre la obra sin romper nada y sin cortarme. Pero…

 

 

Puedo decirte que sí o sí la tienes que leer. Como en el caso de la novela anterior de esta serie protagonizada por Jon y Antonia Scott, no consientas que nadie te cuente nada sobre ella. Te recomiendo no leer ni la sinopsis, aunque tampoco es que diga mucho. Adéntrate en el mundo creado por Jurado y disfrútalo.

 

 

También, como en el caso de Reina roja, Loba negra es una novela para todo tipo de lectores, tanto para los amantes del género como para los que no lo son, para los que devoran y para los que leen despacio. Que siempre va a haber alguno que diga que esto no es literatura y que es pura evasión, pero ellos sabrán. Parafraseando al chico de Valladolid, no me interesan los meapenas. 

 

 

Ahora es cuando me tocaría pedirte que no te la pierdas, que no te va a dar tregua, y que la historia, los personajes y la tensión te van a atrapar desde la primera página y no te van a dejar que abandones la lectura. Pero voy a ser valiente y voy a ir más allá. Vamos al lío:

 

 

¿Qué me ha gustado?

 

 

  • Lo primero el título: después de una «reina roja» una «loba negra». Y llegué a la conclusión que este tipejo (el del otro lado del espejo) es muy fan de Tarantino y de su Reservoir Dogs. Solo hay que echar la vista atrás y recordar otras novelas suyas. Podemos empezar a apostar por el color que toca en la próxima, aunque yo lo tengo clarísimo (o eso espero, porque no sé yo si soportaría…).

 

 

  • Es un libro autoconclusivo y considero que puede leerse sin haber leído antes el anterior, pero no te lo recomiendo. ¿Que por qué? Porque te perderías una gran novela como es Reina roja y, sobre todo, te perderías la evolución de los personajes, que no es que sea muy marcada, pero sí la hay.

 

 

  • La estructura de la novela, que me parece perfecta. Articulada en cuatro partes tituladas (Antonia, Loba, Lola y Jon, los cuatro protagonistas indiscutibles de la novela), que se subdividen a su vez en capítulos también titulados, y un epílogo. Pero, además, inserta otras historias, como la de Lola o la de Aslan, y, por si eso fuese poco, la transcripción de unos interrogatorios (que, para más inri, empiezan varios meses antes del presente de la historia). Vamos, un sindiós que solo alguien con mucho oficio y  más talento podría manejar de esa manera y sin perderse.

 

 

  • Lo bien que utiliza el narrador equisciente y los cambios de foco de personajes y de escenarios. Eso le permite mantenernos en tensión durante toda la novela, sin saber por dónde nos va a venir la guantá.

 

 

  • La forma de escribir, que cada vez es más precisa y con mayor economía de medios. Las frases son cortas, pero contundentes y certeras, como auténticos mazazos.

 

 

  • Cómo maneja la tensión narrativa, el ritmo y los tiempos, es un maestro en el difícil arte de… este género. Imprime más ritmo cuando es necesario, corta en el momento que lo cree conveniente, ralentiza si lo considera oportuno… Todo con un único objetivo: que el lector no se aburra y no pueda parar de leer.

 

 

  • Los giros narrativos no son muchos, pero están perfectamente ejecutados. Uno lo he visto venir desde casi el principio, pero con el resto me ha puesto la historia patas arriba y mis teorías del revés. Es una maravilla que un autor consiga sorprenderte sin artimañas, con algo que estaba ahí pero yo no había visto.

 

 

  • La trama, que es muy sólida y está perfectamente ensamblada. Me ha parecido mucho más elaborada que la de Reina roja y, a la vez, más intensa, más negra y mucho más interesante. En la novela anterior, algunos se quejaban de que aparecían personajes de la vida pública que eran perfectamente reconocibles (que no sé yo dónde está el problema). Aquí a más de uno se le va a cortar la respiración, ya os lo adelanto, porque hay algunas escenas realmente duras.

 

 

  • Como todas sus novelas, es muy visual y muy cinematográfica. Jurado tiene un don para describir las escenas de tal manera que nos veamos inmersos en la historia sin apenas darnos cuenta y nos consideremos partícipes de la misma. 

 

 

  • Los personajes, tanto los nuevos como los conocidos, son uno de los pilares de la novela. Unos protagonistas maravillosamente perfilados, rotundos, potentes, y llenos de matices. Antonia, ese superportento de la naturaleza pero sin inteligencia emocional; terminó enamorándome en Reina roja, pero aquí la he odiado casi hasta el final; que no es que yo sea voluble, que lo soy, es que ella es muy especialita y es difícil empatizar con ella, sobre todo cuando los monos toman el control de su cabeza (que anda que no podían ser unas florecitas del campo, no, monos). Jon, que es para traérselo a vivir a casa, bueno hasta decir basta (por los cojones le iba a consentir yo a la Scott tanta tontería), el contrapunto ideal para una tipa como Antonia (para los que os guste Dazieri, esta pareja me ha recordado mucho a Colomba y Dante, porque los cuatro son «muy peculiares»). Lola, otra de las protagonistas, con la que he tenido mis más y mis menos y no terminaba de pillarle el punto. Y la Loba, esa loba… Negra, muy negra, como el carbón. No, no me he vuelto loca, es que no os pienso decir nada sobre ella, cojona ya, que es la que da título a la novela y la tendréis que descubrir vosotros solitos, digo yo, ¿no? En cuanto a Mentor, que ya apareció en la novela anterior, el mismo cabronazo de siempre (o más, no sé yo). Los secundarios, también muy bien caracterizados, son de auténtico lujo.

 

 

  • El final, escandalosamente bueno, con todos los cabos de la novela completamente cerrados, sin ninguno suelto. Eso sí, dejándonos claro que tendremos otra aventura de Jon y Antonia Scott, algo que me produce una alegría inmensa. Porque ya que han venido, que se queden durante mucho tiempo, porque son dos personajes a los que se les termina cogiendo cariño (a Jon más, pero eso son cosas mías).

 

 

 

Resumiendo, que dice el Maestro: Loba negra es un thriller fabuloso, con una historia muy bien contada y perfectamente engarzada, en la que el autor va dosificando la información que considera que debe darnos en cada momento, con unos personajes muy potentes, un desenlace espectacular y un epílogo brutal. Sin ninguna duda, su mejor novela hasta el momento. Un imperdible. 5 ⭐️

 

 

 

Autor

 

 

Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) es periodista. Ha pasado por las redacciones de alguno de los principales medios españoles.

Sus novelas se publican en más de cuarenta países, se han convertido en bestsellers mundiales y han conquistado a millones de lectores.

En Hollywood hay planes para adaptar varias de ellas a la gran pantalla.

Es autor de Espía de Dios, Contrato con DiosEl emblema del traidor, La leyenda del ladrón, El pacienteCicatriz y Reina roja.

 

Datos del libro

 

 
TítuloLoba negra
AutorJuan Gómez-Jurado
EditorialEdiciones B
Primera edición24 octubre 2019
SerieAntonia Scott

 

 

 

 

Puedes encontrar a Montse Martín en Lector Cero. Si quieres un informe literario o una corrección de tu novela, puedes contactar con ella aquí.

Resumen
Fecha
Título libro
Loba negra (Juan Gómez-Jurado)
Valoración
51star1star1star1star1star

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción