Opinión personal

 

Cuando hace unas semanas vi Voz de Christina Dalcher en las novedades, me sedujo y me provocó rechazo a partes iguales. Pero el sábado había empezado once libros y ninguno me enganchaba, así que pensé: ¿Qué puedes perder, otra hora de tu tiempo? ¿Abandonar el duodécimo libro hoy? Y me puse con él y ya no lo pude soltar.

Aunque en esta novela se mezclen la distopía con el thriller para mí ha sido salir de mi zona de confort y me estoy dando cuenta de que, cada vez que salgo, «triunfo», así que voy a tener que hacerlo más a menudo.

100 palabras. Eso el máximo de palabras que pueden emplear las mujeres cada día. ¿Cómo puede alguien comunicarse con ese número tan pequeño? Generalmente hago reseñas de alrededor de mil, pero la mayoría de las veces, mientras leo, le voy haciendo resúmenes a Elías de la historia y contándole las cosas que más me impresionan o me llaman la atención. Calculo así, por lo bajo, que con 20 000 palabras no tendría suficiente.

Después de Entre dos mundos de Olivier Norek y de Voz he descubierto que me gusta que las lecturas me sacudan, me arañen y me volteen. Porque si Entre dos mundos fue dura, esta lo es mucho más por el simple hecho de que soy mujer y que el límite de las 100 palabras y todo lo que conlleva me afectaría directamente. 

He contado con una ventaja: dicen que Voz es una reinterpretación de El cuento de la criada  de Margaret Atwood, pero ni he leído el libro ni he visto la serie, así que he ido completamente virgen a esta distopía que ha montado la Dalcher. 

Estamos en Estados Unidos en un futuro no muy lejano (pienso que es demasiado cercano, porque en el libro se menciona que el presidente anterior fue el primer presidente negro de la historia estadounidense, ¿os suena en quién puede estar inspirado?). Con un hilo cronológico lineal pero con constantes flashbacks  y con un ordenamiento temporal in extrema res, la novela está estructura en 80 capítulos. Escrita en primera persona por un narrador protagonista (Jean McClellan), la trama no es muy compleja pero sí muy intensa, el ritmo es ágil (porque en ningún momento dejan de suceder cosas) y tiene un desenlace muy logrado (aunque a mí me haya parecido abrupto, que no precipitado).

La doctora Jean McClellan, experta en neurolingüística (después de leer la biografía de la autora pienso que podría ser perfectamente su alter ego), lleva un año sin trabajar, dedicándose a cuidar de su casa, de su  marido y de sus cuatro  hijos, uno de ellos una niña de seis años, Sonia. Lleva el mismo tiempo con una pulsera que es, en realidad, un contador de palabras que si te pasas de las 100 diarias autorizadas por el gobierno provoca una descarga eléctrica.

El  hermano del presidente sufre un accidente y el presidente la llama para que lo cure, porque tiene afasia de Wernicke (un trastorno de la parte del cerebro que controla el lenguaje) y ella, antes de tener que dejar su trabajo, estaba a punto de descubrir un suero capaz de revertir la enfermedad. 

Pero en el laboratorio se da cuenta de que están intentando manipularla… Y hasta aquí puedo leer.

Paradojas de la vida, estoy haciendo la reseña en el «Día Mundial de la Mujer y la Niña en la Ciencia». ¿Os imagináis todos los avances científicos que nos perderíamos si esta novela se hiciera realidad? Porque la mitad de la población estaría sometida por la otra mitad y todos esos conocimientos no podrían ser utilizados.

Casi mejor no pensarlo y que me dedique a haceros un resumen de mis impresiones:

 

 

¿Qué me ha gustado?

 

  • El título, una sola palabra pero en torno a la cual gira toda la trama. Qué importante es la voz, fundamental para comunicarnos, una de las características que nos hace humanos. No podríamos charlar en los bares, debatir sobre fútbol o política o participar en clubs de lectura. Solo de pensarlo me quiero morir.

 

  • El primer párrafo es brutal y ya nos adelanta los derroteros que puede tomar la novela: «Si alguien me hubiera dicho que podía cargarme al presidente, el Movimiento Puro y a ese desgraciado e incompetente de Morgan LeBron en una sola semana, no les habría creído». 

 

  • Los flashbacks que van rellenando los huecos para que entendamos cómo hemos llegado a esta situación y la evolución de nuestra protagonista. También cómo ella se va arrepintiendo de no haberle hecho caso a su compañera de facultad, haber sido conformista y no haberse manifestado por lo que correspondía en su momento, lo que ha posibilitado que las cosas hayan llegado hasta esos límites.

 

  • Lo bien que ha retratado cómo la religión y los fundamentalistas religiosos poco a poco se han ido haciendo con el control político y han ido imponiendo en todos los ámbitos de la sociedad el puritanismo más extremo. 

 

  • Los personajes, sobre todo Jean McClellan, a la que conocemos mejor que a nosotros mismos. Ella es la narradora y la que nos cuenta la historia, y con ella sufrimos, sentimos y asistimos a la degradación de la mujer a un segundo plano en todos los aspectos de la vida. Pero lo que más me ha gustado han sido sus sentimientos encontrados hacia su hijo Steven: por un lado, es madre, pero también es mujer y ve que su hijo, que se ha convertido en un Puro, en un integrista radical, la trata no como a una madre, sino como a un ser inferior.

 

  • La ambientación y lo bien que ha recreado una sociedad estremecedora y escalofriante. Cómo ha plasmado que las mujeres hayan perdido, por el mero hecho de serlo, todos sus derechos: los sociales, los económicos, los laborales, en definitiva, los derechos humanos, porque han quedado relegadas a poco más que contenedores de bebés, amas de casa y cuidadoras de sus hijos y esposos. Aunque soy feminista no me gusta la discriminación positiva; en la novela hay un caso sangrante de este tipo que me ha enervado hasta la extenuación. También están los campos de prisioneros (que parecen auténticos campos de concentración), en donde encierran a los gais, y las granjas de trabajo en las que están las adulteras. 

 

  • Que no ha utilizado tecnicismos y los pocos que hay están muy bien explicados.

 

  • Los giros narrativos, escasos pero que nos desmontan los esquemas y ponen nuestras cábalas patas arriba. Muy bien utilizados y muy bien escogidos.

 

  • El libro no pierde su interés en ningún momento y nos absorbe desde el mismo instante en que conocemos a Jean. La autora maneja muy bien la intriga y controla de manera magistral los tiempos del relato.

 

  • Que Dalcher ha conseguido lo que quería: ponerme furiosa y hacerme pensar. También pretendía que la disfrutara pero eso es harina de otro costal.

 

  • El final es apoteósico y aunque me ha parecido abrupto no es precipitado. Me explico: me hubiera gustado saber más de lo que sucedió después y lo despacha con apenas unas pocas líneas, y yo hubiese preferido no separarme de los personajes.

 

 

Resumiendo, que dice el Maestro: Voz de Christina Dalcher es una novela en la que se mezclan distopía y thriller y en la que la autora nos cuenta una historia perturbadora y angustiosa, con una ambientación asfixiante y con un desenlace de infarto. Hazte un favor y léela ya. 4,5 ⭐️

 

 

 

Autor

 

Christina Dalcher. Doctora en Lingüística por la Universidad de Georgetown.

Se ha especializado en el cambio de la fonética y los sonidos de los dialectos italianos y británicos. Ha impartido clases en distintas universidades de Estados Unidos, Inglaterra y Emiratos Árabes Unidos.

Sus historias cortas y artículos profesionales han sido publicados en más de cien diarios alrededor del mundo. Christina y su marido actualmente dividen su residencia entre el Sur de Estados Unidos e Italia.

Voz es su primera novela.

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloVoz
AutorChristina Dalcher
EditorialRoca
Primera edición7 febrero 2019

 

 

 

 

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
Voz (Christina Dalcher)
Valoración
41star1star1star1stargray

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción