Opinión personal

 

 

 

Cuando estaba haciendo la lista para preparar las novedades del otoño (entre nosotros, estoy de la palabra rentrée hasta la mismísima punta del cuerno del unicornio) me topé con La danza de los tulipanes y me llamó la atención. Conocía al autor de su tetralogía anterior, aunque no lo había leído nunca. Y ya os adelanto que es uno de mis grandes descubrimientos de este año. Ni en sueños imaginaba yo por aquel entonces que iba a disfrutar tanto con esta novela.

 

 

Y antes de que tengáis malos pensamientos, no ha tenido nada que ver que viniese de leer 55, la mayor hecatombe lectora que tendré este año (todavía me sigo preguntando por qué no la abandoné). Son dos novelas diferentes y una es muy buena y la otra muy mala, independientemente de que, en mi caso, haya leído una después de la otra. Aunque lo hubiese hecho con años de diferencia mi valoración hubiese sido la misma: 55 es pésima y La danza de los tulipanes una novela a tener muy en cuenta y que será una de mis mejores lecturas negrocriminales del año.

 

 

Ambientada en Gernika, la novela está estructurada en 79 capítulos y se desarrolla entre el 19 de octubre y el 5 de noviembre de 2018, excepto el último capítulo que es del 14 de diciembre, una especie de epílogo en el que el autor nos deja claro que habrá más casos de este equipo, la Unidad Especial de Homicidios de Impacto.

 

 

Escrita en tercera persona utilizando un narrador omnisciente, siguiendo un hilo cronológico lineal, e intercalando un diario en primera persona (la historia del asesino desde 1985, cuando era un niño de apenas seis años) y una serie de cartas de un personaje sin identificar, con un estilo sobrio, directo y sencillo, el que se  van alternando diálogos y descripciones, la trama está muy bien urdida, enlazando perfectamente la investigación criminal con esa historia pasada. 

 

 

El ritmo muy ágil, vertiginoso al final, y el autor consigue mantener la intriga y la tensión durante todas las páginas, utilizando algunos giros argumentales sorprendentes, que logran engancharnos y atraparnos totalmente.

 

 

 

¿Qué me ha gustado?

 

 

 

  • Que es una novela policíaca de procedimiento de manual con tintes de novela negra y con el ritmo de un thriller, no se puede pedir más. Seguimos paso a paso la investigación de Ane y su equipo, y conocemos al dedillo cómo van avanzando las pesquisas, aunque en algunos momentos nosotros sabemos más que ellos.

 

 

 

  • La portada, que no es que sea una maravilla, pero sí llamativa por su colorido y que es muy acertada para la historia que nos encontramos en su interior. Pero a esa conclusión solo se llega cuando cerramos el libro y comprendemos la doble lectura que podemos hacer de esa chica y ese mar.

 

 

 

  • Los temas tratados en la novela, que le dan esos tintes negros de los que hablaba anteriormente: los malos tratos y la violencia de género, la ludopatía (¿cuándo cojones van a tomar cartas en el asunto los que nos desgobiernan y van a ser conscientes de que el juego destroza muchas vidas?), corrupción (en el sentido más amplio del término), los abusos, las relaciones tóxicas… y hasta aquí puedo leer, porque hay un tema más muy importante, pero si os lo cuento sería un destripe.

 

 

 

  • Aunque el libro en su conjunto está compuesto de historias duras, desgarradoras y estremecedoras, escritas con gran realismo, en ningún momento se recrea en lo morboso ni en lo escabroso. Creo que el autor utiliza la excusa de un asesino en serie para poner encima de la mesa muchas de las lacras de nuestra sociedad, como pueden ser la violencia de género y la ludopatía.

 

 

 

  • Un principio impactante, de los que te agarran y ya te imposibilitan soltar la novela. Siempre he mantenido (y aquí lo habréis visto escrito muchas veces), que buenos finales los puede hacer cualquiera, lo difícil es hacer buenos comienzos y enganchar al lector desde el inicio. Me quito el sombrero.

 

 

 

  • Cómo ha conseguido mantener el suspense y la intriga durante toda la novela, aumentándolos cuando ha sido necesario. El autor sabe dosificar muy bien lo que nos quiere contar, y va soltándonos miguitas para ir atrapándonos poco a poco hasta que somos incapaces de abandonar la lectura. Además, ha jugado con una baza fundamental: llega un momento que nosotros conocemos detalles que ignoran los investigadores; pero no podemos hacérselo saber. Eso me ha generado mucha angustia por no poderlos ayudar. 

 

 

 

  • El argumento de la novela es muy bueno (y, aunque no original, sí lo es en la manera de presentarlo), con una trama muy sólida y muy bien engarzada, pero lo que es digno de mencionar son los personajes, que son de carne y hueso, muy bien caracterizados y llenos de matices, con una protagonista femenina grandiosa: Ane Cestero.  Pero ella no sería nadie sin el elenco que la acompaña, todos maravillosamente perfilados, con luces y sombras, y con los que conseguimos empatizar desde el principio (u odiarlos, según el caso) y con una evolución muy coherente y muy marcada a lo largo de la novela.  

 

 

 

  • Un papel muy importante para que estos personajes brillen lo juegan las relaciones personales que ha creado el autor entre ellos y también las relaciones familiares de algunos, como es el caso de Ane, de la que conocemos absolutamente toda su vida. Eso los hace muchísimo más cercanos, como si fuesen personas a las que vemos cada día.

 

 

 

  • Como ya he mencionado, no he leído su tetralogía anterior, pero aquí aparecen personajes de esa serie. Imagino que los que seáis lectores asiduos de Ibon disfrutaréis mucho más con el «cameo» de la escritora Leire Altuna.

 

 

 

  • La ambientación es muy precisa, con el mar y la lluvia como protagonistas absolutos. No sé de dónde me había sacado yo que este autor se recreaba en descripciones muy minuciosas y detalladas, pero no. Va a lo concreto y consigue que nos sumerjamos (y nunca mejor dicho) en ese agua que tan presente está durante toda la novela.

 

 

 

  • En este aspecto quiero destacar también cómo Ane va testando la opinión de la gente en el bar en el que toma café, porque los parroquianos son un buen termómetro para saber qué es lo que piensa cada uno sobre los crímenes que se están sucediendo en su pueblo.

 

 

 

  • En cuanto al desenlace: natural y sin trucos. En cuanto al asesino, he ido dando bandazos de uno a otro, y el autor ha conseguido sorprenderme. Además, juega con nosotros a equivocarnos, porque llega un momento que he manejado tres sospechosos y según las pistas que yo barajaba podía ser cualquiera de los tres. Vuelvo a quitarme el sombrero.

 

 

 

 

¿Qué «me» ha fallado?

 

 

  • Hay un cabo minúsculo relacionado con la trama principal y con una de las protagonistas que me hubiese gustado que se resolviese en la novela. Es una «tontá» que supongo que será una subtrama en novelas posteriores. A mí personalmente me hubiese encantado que se cerrase, y por eso le he restado media estrella.

 

 

 

Resumiendo, que dice el Maestro: una novela procedimental de manual, con tintes de novela negra y con ritmo de thriller, con un personaje femenino protagonista grandioso, y con un desenlace sorprendente. Más que recomendable: 4,5 ⭐️.

 

 

 

Autor

 

 

La carrera literaria de Ibon Martín (Donostia, 1976) no empezó en la novela sino en la literatura de viajes. Enamorado del paisaje y la geografía vasca, recorrió durante años todas las sendas de Euskadi y, poco después de terminar sus estudios de periodismo, puso en marcha un proyecto personal en el que recogió más de trescientas rutas que reunió en diversas guías. Sus itinerarios no se limitaban a contar la belleza natural de una hermosa tierra sino que en sus textos latía el deseo de devolver a la vida los vestigios históricos y mitológicos que sus pasos descubrían.

El nacimiento de su primera novela, El valle sin nombre, se produjo de manera natural como modo de mantener ese cordón umbilical con sus raíces. Tras ella llegó la serie de cuatro libros inspirados por el thriller nórdico «Los crímenes del faro», compuesta por las novelas El faro del silencio, La fábrica de las sombras, El último akelarre y La jaula de sal, que se convirtieron en un éxito rotundo.

El paisaje continúa siendo uno de los protagonistas indiscutibles en su último trabajo, La danza de los tulipanes, novela que supone la consagración definitiva de un autor que se revela como un narrador excepcional de thriller donde atmósfera, investigación policial y conflictos emocionales se entrelazan con precisión en un final perfecto.

 

 

 

Datos del libro

 

 
TítuloLa danza de los tulipanes
AutorIbon Martín
EditorialPlaza & Janés
Primera edición5 septiembre 2019

 

 

 

 

 

Puedes encontrar a Montse Martín en Lector Cero. Si quieres un informe literario o una corrección de tu novela, puedes contactar con ella aquí.

 

Resumen
Fecha
Título libro
La danza de los tulipanes (Ibon Martín)
Valoración
41star1star1star1stargray

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción