Opinión personal

 

 

Aunque parezca mentira, disfruto muchísimo más con novelas que no son de «muertitos» que con las que lo son, pero me cuesta encontrar alguna que logre sacarme de mi zona de confort. Por eso cuando me enteré de la publicación de Todo el bien y todo el mal tuve claro que iba a leer un novelón, como así ha sido. Me enamoré de la forma de escribir de Care Santos con Habitaciones cerradas y desde entonces he leído todo lo que ha publicado (aunque algunos me han gustado más que otros). Aquí están mis impresiones.

Reina, una psicóloga experta en detección de mentiras y lenguaje no verbal, está en Bucarest para realizar una selección de personal para una importante multinacional.

La ha acompañado su amante, Tom. Cuando están en la cama recibe una llamada de Félix, su exmarido, para comunicarle algo que pondrá patas arriba su vida.

Reserva un vuelo urgente a Barcelona, pero cuando llega al aeropuerto descubre que todos los vuelos han sido cancelados por un temporal de frío conocido como la Bestia del Este

Y allí, en unas horas que se le hacen interminables, Reina Genè se irá desnudando ante nosotros, quitándose capa tras capa, y se nos mostrará solo como una mujer. Una mujer fuerte que ha sido herida en su línea de flotación…

El título procede del bolero Es la historia de un amor y lo han interpretado tantos artistas que seguro que os suena. Pues no os lo vais a creer, pero llevo con la musiquita metida en mi cabeza y tarareándola desde que empecé el libro. Han pasado unos días y aún sigo con Es la historia de un amor como no hay otro igual, que me hizo comprender todo el bien, todo el mal, que le dio luz a mi vida, apagándola después, ay que vida tan oscura, sin tu amor no viviré. Ahora, mientras reseño, estoy cantándola.

Ambientada en la ciudad de Barcelona y en el aeropuerto de Bucarest en la actualidad (aunque internamente el libro abarca un período de casi cien años), la novela está estructurada en un preámbulo (Cuatro cartas), tres partes (La Bestia del Este, La noche más oscura y Stunt Woman) subdivididas a su vez en cien capítulos, y un intermedio (Una carta), que es el que servirá de unión con Seguiré tus pasos.

Utilizando un narrador omnisciente en tercera persona (focalizado en el personaje principal: Reina), con un orden cronológico discontinuo, en el que se van produciendo continuos saltos espacio-temporales y constantes flashabacks, el estilo es impecable, con una forma de contar que nos transporta y nos mete en la historia como un protagonista más.

La trama, compleja, sólida y muy bien armada, está formada por el conjunto de historias a las que Reina pasa revista en el aeropuerto de Bucarest y las que vamos conociendo a través de llamadas y correos electrónicos.

El ritmo es ágil y dinámico porque, aunque es una novela de corte intimista, Care nos va contando tantas historias para que conozcamos la vida de Reina y la de su familia y podamos entender cómo hemos llegado hasta el aeropuerto de Bucarest en el que nos encontramos, que todo lo que nos narra no nos da respiro.

Los personajes de esta novela —con Reina como protagonista absoluta acompañada de un elenco de secundarios de lujo— están magníficamente perfilados y caracterizados hasta el más mínimo detalle.

Reina es una mujer de cuarenta y ocho años, psicóloga experta en detectar mentiras y en lenguaje no verbal, seleccionadora de personal para grandes empresas; desde el primer momento la vemos como una mujer empoderada, sexualmente muy activa y que se come a cualquiera por los pies; hasta que vemos que tiene un punto débil, su hijo Alberto, y es entonces cuando la conocemos de verdad, como si fuéramos quitándole capas a una cebolla y llegáramos hasta lo más íntimo de su ser, donde ya no queda lugar para el engaño ni la mentira; descubrimos a una mujer más humana, vulnerable, con miedos e inseguridades, enamorada, familiar y que sabe cuáles son sus prioridades.

La acompañan Félix (su exmarido) y Samuel (su marido actual), dos hombres que son tan distintos que parece imposible que Reina haya estado enamorada de los dos. Félix es un tocahuevos y un pusilánime, un tío que me ha caído mal desde que ha aparecido y al que he terminado detestando, porque es realmente odioso; es un acomplejado que se sirve del chantaje emocional para poder tener a Reina bien sujeta; lo que viene siendo un gilipollas de manual. Samuel, por el contrario, me ha conquistado desde el principio, pero me temo que alguna sorpresita nos espera protagonizada por él.

Pero el personaje con mayor evolución y el que ha conseguido que se me desmonten todos los esquemas ha sido Ulf Everink (su historia es de las más bonitas de la novela, sin ninguna duda; y sí, estoy con él, sus motivaciones me parecen encomiables); he pasado de odiarle con todas mis fuerzas a emocionarme cuando le cuenta a Reina lo que ha sufrido.

Los espacios y ambientes bien conseguidos, fundamentalmente la angustia que se puede llegar a pasar en ese «aislamiento» que sufre Reina en el aeropuerto de Bucarest por culpa de la Bestia del Este: no tener ni un sitio para sentarse porque todos los pasajeros están igual que ella, no tener un enchufe para poder cargar el móvil y necesita (sí, lo de Reina es necesidad) estar comunicada y poder hablar cosntantemente con su familia en Barcelona…

Pero, de todas formas, aquí esto no es importante, porque Todo el bien y todo el mal es, por encima de todo, una novela de personajes, de historias y de sentimientos, una novela sobre la vida y sobre las decisiones, acertadas y erróneas, que tomamos a lo largo de nuestra existencia.

Del desenlace no puedo hablaros, porque no lo hay. Todas y cada una de las subtramas que ha ido abriendo han quedado sin cerrar: la historia de su hijo, la de Ulf, la de Leandro y su investigación, la de su relación con su ex y con Samuel…

Lo de las bilogías, las trilogías, las tetralogías, las pentalogías, las hexalogías y LaMadreQueParióAlQueInventóLosLibrosNoAutoconclusivos, me tiene hasta la punta del unicornio.

 

 

¿Qué me ha gustado?

 

  • El título de la novela porque, contrariamente a lo que suele suceder, tiene relación con la historia. Reina se ve perdida en un aeropuerto, aislada, sin tener acceso a ningún otro medio de transporte para poder llegar a Barcelona, y no tiene otra cosa que hacer que pensar, en lo que hizo y en lo que no, en los «y si…», en las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida y en todas las veces que se ha equivocado.

 

  • Los temas tratados, como el feminismo y el empdoeramiento de las mujeres, la maternidad, las familias «disfucionales» (porque ya me contareis cómo se puede definir la familia de Reina, con un marido y un exmarido al que tiene que consultarle todo, que parecen un trío), las relaciones familiares, alzhéimer, abusos, infidelidades, suicidios… Algunos de ellos, como podéis comprobar, todavía tabús para la mayoría.

 

  • El prólogo, con la investigación de Leandro sobre Ilda Moreu y la posibilidad de que haya unas cartas en poder de la familia Gené, me ha parecido un buen gancho. Es una de las subtramas que ha quedado en el aire y creo que puede dar muchísimo juego en Seguiré tus pasos. Así, entre nosotros, lo que le gusta a la Santos lo de las cartas antiguas, MadreDelAmorHermosoLaQueNosEspera.

 

  • Enlazando con lo anterior, ese intermedio, titulado Una carta, con el que termina la novela, con el que nos pone la miel en los labios porque se abre un melón que intuía pero que ahora no tengo ni idea de cómo puede acabar esto.

 

  • Que la novela no deja de ser un conjunto de historias cotidianas, por lo que nos resulta mucho más fácil identificarnos con todo lo que sucede. Porque aunque algunas cosas no las hayamos vivido en primera persona, todos conocemos a alguien que ha pasado por una situación similar. Una normalidad que Care Santos convierte en historias excepcionales en esta novela.

 

  • La trama me ha resultado muy curiosa y singular. El tiempo externo de la novela es de poco más de un día (menos de dos semanas si contamos el prólogo), pero el interno abarca casi un siglo. Y a través de esos pensamientos de Reina de los que hablaba antes, de correos electrónicos y de llamadas teléfonicas conocemos toda su vida: la relación con su madre, la historia de su padre, sus dos matrimonios, a su hijo Alberto, su vida profesional y cómo ha llegado a ser una psicóloga muy reputada en su campo…

 

  • Vamos a ver cómo os cuento esto sin destriparos nada: la autora trata un tema (que es uno de los cabos sin resolver y el causante de lo que provoca el «cataclismo» en la vida de Reina) y le da la vuelta a lo que estamos acostumbrados a ver. Me ha gustado que iguale y ponga de manifiesto que una mujer puede cometer ese delito igual que un hombre.

 

  • Care tiene una manera de escribir impecable, una prosa muy cuidada y llena de sensibilidad, que envuelve, pero sin utilizar artificios ni florituras, limpia y pulcra.

 

  • Aunque es una novela intimista, algunos secretos que sustentan la intriga son lo suficientemente atrayentes como para mantener el suspense durante toda la novela. Lo que me puede gustar a mí un secreto y aquí hay varios.

 

  • Los personajes son otro punto fuerte de la novela, con una Reina inconmensurable y unos secundarios, como ya he adelantado, de auténtico lujo. Reina es un personaje con el que, a priori, no debería haber empatizado; no entendía que, mientras está engañando a su marido, esté pensando por qué lo está haciendo si Samuel es el mejor amante que ha tenido a lo largo de su vida. Pero una vez superada esa escena, que es la primera del libro, he ido conociendo todas las vertientes de su existencia (las emocionales, las profesionales, las sexuales y las vitales) y he quedado completamente prendada y prendida de ella y de su forma de ser y de actuar. Reina Gené es uno de los mejores personajes femeninos con los que me he topado a lo largo de mi vida y espero que siga creciendo en la siguiente entrega.

 

 

¿Qué «me» ha fallado?

 

  • Que no sea una novela autoconclusiva. Cuando veo un libro de Care no me molesto ni en leer la sinopsis. Y claro, me he llevado un gran batacazo, porque no tenía ni idea de que este libro fuera la primera parte de una bilogía, cuya segunda parte se titulará Seguiré tus pasos. En este caso, como la culpa ha sido totalmente mía, esto no le quitará ni media estrella a la novela.

 

 

 

Resumiendo, que dice el Maestro: Todo el bien y todo el mal de Care Santos es una novela de corte intimista (con su dosis de secretos y de intriga) en la que conoceremos la historia de Reina Gené, con una trama compuesta por varias subtramas, un estilo impecable, un ritmo dinámico y un desenlace que no es tal. Un libro que no puedes dejar pasar porque tiene todos los ingredientes de una GRAN NOVELA, con unas historias conmovedoras sobre las relaciones familiares de las que llegan dentro y de las que es imposible olvidarse cuando cerramos el libro. Muchísimo más que recomendable. Un imperdible.

 

 

Yo tengo muy claro que sin ti mi ruta habría sido oscura y fea. Sin ti nunca habría sabido que hay personas capaces ellas solitas de hacer que la vida merezca la pena.

 

 

 

Y aprovechando que el martes se publica Yo, Julia de Santiago Posteguillo, voy a sentenciar: apuesto que Seguiré tus pasos será el Premio Planeta 2019. Ahí lo dejo, sin que se me mueva ni una pestaña y sin despeinarme.

 

 

Autor

 

 

Care Santos (Mataró, 1970) es escritora y crítica literaria. Es autora de diez novelas, entre las que destacan Habitaciones cerradas (2011) –recientemente adaptada a la televisión–, El aire que respiras (2013), Deseo de chocolate (2014, premio Ramon Llull), Diamante azul (2015) y Media vida (Premio Nadal 2017).

Su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas, incluyendo el inglés, el alemán, el francés, el sueco, el italiano y el holandés.

Es crítica literaria del suplemento El Cultural del diario El Mundo, colaboradora de varios medios de comunicación, como Mujer Hoy o El Periódico, y codirectora de la plataforma La tormenta en un vaso.

 

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloTodo el bien y todo el mal
AutorCare Santos
EditorialDestino
Primera edición23 octubre 2018

 

 

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
Todo el bien y todo el mal (Care Santos)
Valoración
51star1star1star1star1star

También te puede interesar

Reseña: La chica en la niebla (Donato Carrisi)   Opinión personal   Conocí a Carrisi con Lobos. Después vinieron El tribunal de las almas, La hipótesis del mal y El cazador de la o...
Los hermanos Burgess (Elizabeth Strout)     Perseguidos por el extraño accidente en que falleció su padre, Jim y Bob huyeron de su pueblo natal en Maine, dejando allí a su herm...
Reseña: Tierra sin hombres (Inma Chacón)     Opinión personal   Antes de empezar, aunque ya lo hice en la reseña de Mientras pueda pensarte, desde aquí le pido perdón...

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción