Opinión personal

Este libro me llamó la atención en el mismo momento que lo vi en novedades (ya sabéis que no hay nada que me guste más que una historia de «muertitos», como los llama Elías), y esperaba que me lo subieran pronto a Nubico. Pero ayer recibí un correo de edición anticipada y me fui como loca a por él. También os digo que una y no más, porque leer sin una aplicación ha sido una experiencia horrible. Menos mal que el libro ha merecido muchísimo la pena. Mucho me tiene que apetecer una historia para repetir.

Cuando aparece un «ragdoll» (un muñeco de trapo) el equipo de William Oliver Layton-Fawkes, alias Wolf, es llamado a la escena del crimen. Hay un cadáver, pero seis víctimas, porque el muñeco está formado por partes de seis personas diferentes. Aunque el asesino ha dejado pistas: esas partes que componen el «ragdoll» son lo suficientemente características como para que los investigadores puedan descubir quiénes son. Un anillo, una cicatriz en una pierna y un esmalte de uñas muy peculiar serán la base para iniciar las pesquisas.

Poco después el asesino envía una lista a Andrea, periodista y exmujer de Wolf, con otros seis nombres y la fecha de su próxima muerte.

Entonces Wolf y su equipo se dan cuenta de que esto no ha hecho más que empezar, que se enfrentan a un asesino en serie mucho más peligroso de lo que cualquier mente humana puede imaginar.

¿Quiénes son las víctimas de «ragdoll»? ¿Y qué relación tiene este caso con el «Asesino Incinerador», el loco que mató cuatro años atrás a veintisiete prostitutas menores en veintisiete días?

La historia es una novela policíaca de procedimiento de manual que tiene el ritmo frenético de un thriller, es una carrera contrarreloj para poder evitar las próximas seis muertes.  ¿Lo conseguirán Wolf y su equipo?

 

¿Qué me ha gustado?

  • El prólogo me ha parecido bestial y yo, sin ningún género de dudas, hubiese hecho lo mismo que el protagonista (o quizá más). Algunas veces, cuando veo un juicio de ese tipo en la tele con jurado popular, pienso que menos mal que no puedo serlo.
  • La historia en muy original: un cadáver, seis víctimas sin relación aparente entre ellas, pistas para descubrir quiénes son, y seis futuras muertes que hay que evitar deteniendo al asesino.  Aunque endiablada y diabólica, la trama está muy bien imbricada y todo encaja perfectamente.
  • El ritmo es rápido, pero en el último cuarto se convierte en vertiginoso, un auténtico page-turner. Un libro de los que nos gustan a todos los amantes del género (que últimamente cualquier cosa es thriller aunque no pase nada y no se nos mueva ni una pestaña; de que se nos desboque el corazón y lo pasemos mal leyendo ni hablamos).
  • La ambientación me ha parecido maravillosa, sobre todo la parte de la estancia en el psiquiátrico y la manera de contarnos la investigación, así como el juicio del prólogo. Mención aparte merece la crítica al periodismo sensacionalista, a cómo se recrean en el morbo y en el dolor ajeno, y cómo vale todo con tal de conseguir subir la audiencia.
  • Es una novela muy visual y cinematográfica, como no podía ser de otra manera viniendo un guion.
  • Los personajes están muy bien caracterizados, y aunque en principio parece que Wolf va a ser el protagonista absoluto, al final todos terminan teniendo un peso similar. Me ha parecido muy buena la evolución de todos ellos, sobre todo la de Wolf y la de Edmunds, y conocer lo que ocultan todos y cada uno. También los piques entre Andrea y Emily me han parecido geniales.
  • El asesino, omnipotente y omnipresente, que va dos pasos por delante de todos, que consigue desesperarnos. Un asesino con complejo de Dios que tiene un diabólico plan en su cabeza y quiere llevarlo a cabo.
  • Los asesinatos parecen, en principio, poco creíbles e inexplicables en su ejecución. Pero el autor nos da todos los datos de cómo ha conseguido hacerlo el asesino y yo he quedado muy conforme con la resolución.
  • Los giros son muy inteligentes y nos rompen todos los esquemas.
  • Me ha llamado la atención que el forense aparece muy poco, que ya está bien de forenses y de «palabros» técnicos. Cuánto daño ha hecho el CSI en la vida en general, pero también a la literatura.
  • El desenlace es brutal. Porque aunque el autor nos ha ido dejando pistas a lo largo de toda la novela, yo imaginaba que «eso» estaba ahí de relleno. Es más, al principio pensaba que el asesino era un tipo que hacía lo mismo que el de Lobos de Carrisi, por lo que la sospresa ha sido aún mayor.

 

¿Qué no «me» ha gustado?

  • Que el final, aunque el libro es autoconclusivo, me llevó a pensar que vamos a volver a ver a Wolf y compañía. Fui a comprobarlo y me encontré con Hangman, la segunda novela del autor dedicada a este personaje. ¡Y no me da la vida para más series!

 

Una ópera prima excepcional, que será del agrado de los aficionados al thriller y de los lectores adictos a los asesinos en serie. Muy recomendable.

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

Autor

Daniel Cole, un paramédico de treinta y tres años, se ha convertido en autor best seller con su debut Ragdoll (Muñeco de trapo), una historia que nació como guion y que ahora está camino de convertirse en serie de televisión. De momento, los derechos de traducción han sido adquiridos por más de treinta países y la novela ya ha resultado un éxito de ventas en el Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Holanda.

Para el autor, esta primera novela ha supuesto cumplir uno de sus retos pendientes. Él mismo confiesa que «Sentía la necesidad de terminar esta historia y no dejar que continuara acumulando polvo debajo de mi cama. Creo que la escribí con cierto egoísmo, con la intención de crear lo que a mí me hubiera gustado leer: una historia impactante y con unos personajes que acabaran siendo casi mis amigos».

Cole vive en Bournemouth y está escribiendo su nuevo libro.

Datos del libro

 

 
TítuloRadgoll (Muñeco de trapo)
AutorDaniel Cole
EditorialGrijalbo
Primera edición15 febrero 2018

 

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Reseña: La mujer en la ventana (A. J. Finn)     Opinión personal   En La mujer en la ventana conocemos a Anna Fox, una psicóloga que vive en Nueva York. Sufre agorafobia...
Reseña: El último de los nuestros (Adélaïde de Cle...   Opinión personal   Desde que vi El último de los nuestros en las novedades, quise leerlo. Tener las expectativas demasiado altas no...
Tigres de cristal (Toni Hill)   Tigres de cristal es una absorbente historia de suspense psicológico que explora los límites entre la culpa y la expiación. Con una trama int...