Opinión personal

 

Cuando Nubico me subió, el día de su publicación, La perla de agua, botaba; pero como una loca. Los tres nombres del lobo me había gustado mucho y, aunque lo había intentado con otras obras de la autora y las había abandonado, tenía esperanzas de que una novela suya volviera a envolverme en una historia de la misma manera, y de embarcarme, de la mano de los personajes, en multitud de aventuras. Y lo ha conseguido, aunque con algunos «peros» que os contaré después.

En La perla de agua conocemos a Elisa Beltrán, una bibliotecaria más borde que yo (y ya es decir), cuya aburrida existencia se ve trastocada con la aparición de un desconocido que se olvida un misterioso libro sobre Barbarroja. Y ese libro la llevará a vivir otra vida (y no, no estoy cantando La del pirata cojo del Maestro).

Y también conocemos, en 1536, a Isabet Llerán, una morisca que, cuando el que era su novio rompe los esponsales para prometerse con una noble castellana, no tiene una idea mejor que vengarse a través de unos piratas berberiscos; estos incendian su pueblo, asesinan a la mayor parte de sus habitantes y a ella la hacen prisionera, para ser vendida en Árgel como esclava. Y ahí se da cuenta de que el plan se ha vuelto en su contra y que, con su intento de venganza, se enfrenta a un destino peor.

Por un accidente, la realidad de Isabet se convierte en la de Elisa, que ve cómo su rutina se convierte, sin comerlo ni beberlo, en una aventura llena de piratas, peligros, pasión e intriga.

¿Es posible vivir dos realidades a la vez? ¿Qué es «la perla de agua» que da título a la novela?

La novela, estructurada en un prólogo, 54 capítulos titulados (con títulos que hacen referencia a lo que sucederá a lo largo de todos y cada uno) y un epílogo, está ambientada en Oropesa del Mar en la parte actual,  y en la misma ciudad, en Árgel y en Constantinopla en el pasado.

Escrita en primera persona por dos narradores personajes (Elisa e Isabet), y con un ordenamiento temporal in extrema res (el prólogo nos narra un suceso que ocurre casi al final de la novela), tiene una trama compleja formada por dos hilos temporales, y traba perfectamente y sin fisuras una historia del siglo XVI con una contemporánea, para lo que se sirve de Elisa e Isabet como nexo.

 

¿Qué me ha gustado?

 

  • Las dos historias son una delicia. Aunque me ha gustado más sumergirme en el mundo de piratas, aventuras e intrigas palaciegas de Isabet, el misterio que rodea a Luis también me ha parecido muy interesante.
  • El equilibrio que ha conseguido entre los dos hilos temporales de la novela, aunque yo haya disfrutado más con la historia pasada.
  • El ritmo de la novela, que es muy ágil, porque no paran de suceder cosas continuamente, tanto en la parte del siglo XVI como en la actual.
  • Los personajes, que están muy bien dibujados. Al principio las dos protagonistas femeninas me han caído como una patada en la boca, Elisa por tonta e Isabet por lista; y no, no ha sido por la venganza que ha querido llevar a cabo y le ha salido mal, porque yo hubiese hecho lo mismo en su situación (o peor), sino porque veía que iba de sobrada. Pero conforme he ido avanzando en la lectura e ido empatizando cada vez más y más con ambas, hasta que me he convertido en ellas, porque es lo que pide esta historia, abandonarse y dejarse llevar. Sin embargo, los dos protagonistas masculinos, Luis y Dragut, me han cautivado desde el primer momento. Ya sabéis que para que a mí me guste una mujer en una novela tiene que ser una «mala malísima»,  porque, si no, me cuesta. Y en La perla de agua, al final, los cuatro han terminado conquistándome por igual.
  • Que es una novela que mezcla, sin que resulte un engendro, un montón de géneros: el romántico (muy bien tratadas las escenas sexuales, sin pasarse ni quedarse corta, en su justa medida), el de aventuras, el histórico y su pizquita de intriga.
  • Que las historias de amor no surgen de golpe, que se van cociendo a fuego lento, como sucede en la vida real. Sin prisa pero sin pausa.
  • Cómo explica la autora, basándose en la física cuántica, la posibilidad de que existan realidades paralelas y «dobles cuánticos». Y, lo que es aún más increíble, que haya conseguido entenderlo.
  • La manera de ir enredándome, porque no se puede decir de otra manera, porque ha llegado un momento en que no he sabido si lo que estoy leyendo es verdad, es mentira, me estoy voviendo loca, ha perdido la cabeza la que me lo está contando, o qué sé yo.
  • La ambientación es una maravilla: la España del XVI, los moriscos y cómo eran tratados, el poder de la nobleza, los saqueos de los piratas en las costas españolas, la esclavitud, la brujería… Pero, sobre todo, cómo era la vida en un palacio: los eunucos, las intrigas cortesanas (las luchas entre la esposa del sultán y el resto de las mujeres para ser sus favoritas); y el contexto histórico en el que se desarrolla.
  • El desenlace, que me ha parecido muy logrado, y a mí me ha resultado muy emotivo, porque ha conseguido encogerme un poquito el corazón.

 

 

¿Qué «me» ha fallado?

 

  • Las descripciones, para mi gusto, son excesivas. No hace falta detallar todo con tanta exactitud. En algunos momentos es necesario detenerse, pero no a cada momento.
  • Algunos diálogos, sobre todo los de la época actual, me han parecido que se pasaban de rosca. El sarcasmo me ha parecido demasiado forzado.
  • Creo que le sobran la mitad de los adjetivos y que estos lastran demasiado el ritmo de la narración. Un ejemplo: «Una mirada resentida y amarga». Esa doble adjetivación, que es una constante en la novela, creo que es innecesaria. Hubiese quedado una narración más limpia eliminando la mitad de los calificativos que aparecen.

 

 

La perla de agua es una novela que aúna perfectamente aventuras, romance, histórica e intriga, con una trama formada por dos hilos argumentales muy bien urdida, con un ritmo ágil y con un desenlace muy logrado. Recomendable a pesar de los «peros».

 

Las mujeres que piensan por sí mismas son peligrosas, demoníacamente peligrosas.

 

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

 

 

Autor

 

Lola P. Nieva nació en Albacete. Estudió Administración de Empresas y trabajó como funcionaria del Ayuntamiento de su ciudad. Algunas de sus aficiones son la historia, la lectura, pintar al óleo y escribir.

Ya desde muy joven la necesidad de escribir y de liberar la multitud de historias que surgían de su cabeza era tan acuciante como la de devorar libros de géneros diversos.

No obstante, terminó de atraparla la novela romántica. Sus autoras favoritas son Diana Gabaldon, Monica McCarty y Julie Garwood. También le fascinan las novelas de Matilde Asensi y, su gran maestro, Ken Follet.

Ha publicado, entre otras, Los tres nombres del lobo, Más allá del Temple, El despertar del lobo y Meretrice.

Su novela La perla de agua ha obtenido el Galardón Letras del Mediterráneo 2018, otorgado por la Diputación de Castellón.

 

Datos del libro

 

 
TítuloLa perla de agua
AutorLola P. Nieva
EditorialMartínez Roca
Primera edición26 abril 2018

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
La perla de agua (Lola P. Nieva)
Valoración
41star1star1star1stargray

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Novedades editoriales: 23 al 29 de abril de 2018 I...       Dos meses después de la muerte de Jonas, Lena, fotógrafa profesional, reúne el valor necesario para cumplir la última ...
Reseña: La memoria de la lavanda (Reyes Monforte)   Opinión personal   Solo había leído hasta ahora una obra de Reyes Monforte. Y he de reconocer que, desde entonces, tenía prejuicios...
Reseña: La tierra maldita (Juan Francisco Ferrándi... Opinión personal   Sin anestesia: posiblemente La tierra maldita sea la mejor novela histórica que lea este año. Sin anestesia y sin despeina...