Opinión personal

 

En La mujer en la ventana conocemos a Anna Fox, una psicóloga que vive en Nueva York. Sufre agorafobia por estrés postraumático y pasa las horas espiando a sus vecinos, viendo películas en blanco y negro, chateando con pacientes, automedicándose y bebiendo vino.

Un día llegan a su urbanización unos nuevos vecinos y ella ve «algo» desde su ventana. Pero nadie la cree.

¿Ha sucedido lo que ella asegura o son alucinaciones provocadas por la mezcla de pastillas y alcohol?

Tengo la sensación de que La mujer en la ventana va a ser un libro de opiniones dispares. A mí me ha gustado solo regular, habrá lectores a los que les encante y a otros les parecerá un auténtico tostón.

He de reconocer que este libro me llamó la atención (¡es que no escarmiento!) porque era una ópera prima de un editor de renombre y venía avalada por el mismísimo señor King (está usted apareciendo demasiado en este blog, espero reseñarlo pronto).

Pero como siempre que tengo las expectativas demasiado altas, el libro no termina siendo lo que yo esperaba de él.

Os lo cuento:

 

¿Qué me ha gustado?

 

  • La portada. Ya sabéis que últimamente le he declarado la guerra a las portadas porque no tienen nada que ver con lo que nos cuentan en el interior. Aquí lo han bordado. ¿Quién no ha hecho alguna vez eso con unas venecianas? Creo que todos y el que diga que no, miente.
  • El título, que también es un tema para darle de comer aparte. Aquí es claro y conciso y acorde con lo que nos vamos a encontrar durante nuestra lectura.
  • Me ha gustado la relación que establece entre los diálogos de las películas que ve nuestra protagonsita y su vida. Pero eso, a su vez, se convierte también en algo que me ha fallado, y os lo explico después.
  • Me ha parecido muy bueno cómo ha tratado el tema de la agorafobia, el encierro, la depresión, los miedos y todo lo relacionado con la protagonista. Aunque Finn sea (o haya sido) un agorafóbico no hay que quitarle mérito.
  • La escena en la que describe por qué Anna está enferma me ha parecido magistral. La angustia y la ansiedad que me ha provocado imaginarme en esa situación ha sido bestial.
  • Una vez que Anna empieza a experimentar «cosas extrañas» la historia remonta y el ritmo se agiliza. Es entonces cuando empezamos a dudar hasta de la duda (hay que tener en cuenta que el libro está narrado en primera persona) y no sabemos si Anna nos manipula, se engaña a sí misma o nos está diciendo la verdad.
  • El desenlace es magnífico y yo me he quedado con la boca abierta. No lo he visto venir en ningún momento y me ha resultado impactante. Me ha parecido tan imprevisible que por eso le he dado 3 estrellas en Goodreads, porque de lo contrario hubiese tenido una y media. Me gusta sentirme «manipulada» cuando leo, para qué nos vamos a engañar.

 

 

¿Qué «me» ha fallado?

 

  • Desde antes de llegar al 10 % he averiguado «cosas». Esa previsibilidad (es que es un topicazo de manual) ha hecho que la lectura perdiese un poco de interés.
  • Hasta que no llevamos un tercio exacto de la novela no sucede lo que nos anuncian en la sinopsis. ¿Un tercio de libro para entrar en harina?
  • Por ese mismo motivo le sobran muchas páginas. Si vamos a escribir un thriller hay que ir al grano y no rellenar por rellenar, que ya nos hemos hecho una idea de lo que le sucede a nuestra protagonista. Antes he dicho que la insercción de diálogos de películas me ha gustado, pero termina resultando agotador. Señores, por favor, metan la tijera a escenas innecesarias.
  • Para ser un thriller, tiene un ritmo muy irregular. Al principio puede resultarnos angustioso meternos en la cabeza de Anna, pero cuando llevamos un tercio de libro y no ha pasado absolutamente nada, nos hemos acostumbrado y ya no nos provoca ni frío ni calor. Y aunque utiliza bien los recursos del género (capítulos cortos, frases aún más cortas y finalizar los capítulos en el momento más «inoportuno») el ritmo no me ha parecido el apropiado.
  • Y, por último, que tenía a Hitchcock presente y es muy difícil conseguir crear sus atmósferas.

 

Y os preguntaréis, ¿te ha gustado? Pues ni sí ni no. Últimamente los thrillers psicológicos me están fallando mucho y me están resultando demasiado previsibles en algunos aspectos. Es posible que en este caso sea yo y no los libros, que después de cientos de novelas leídas de este tipo lo vea venir todo. No sé. Pero, como dije al principio, estoy convencida de que habrá críticas muy dispares de La mujer en la ventana. Y eso está muy bien porque para gustos se hicieron los colores. Este libro no lo puedo recomendar al 100 % pero tampoco decir que no perdáis el tiempo leyéndolo.

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

 

 

Autor

 

Soy A.J. Finn, autor de La mujer en la ventana, una primera novela que Stephen King describe como «excepcional» y yo como «lo máximo que he dado». No hay duda sobre cuál de los dos comentarios es el que va incluido en la cubierta del libro.

Los derechos de publicación de La mujer en la ventana se han vendido a 38 lenguas. Fox 2000 ya está trabajando en su adaptación cinematográfica, que producirá Scott Rudin a partir de un guion de Tracy Letts, ganadora de un premio Pulitzer. No me importaría tener un cameo en la película, por si alguien está escuchando.

Durante una década trabajé en el mundo editorial de Nueva York y Londres, concentrándome sobre todo en thrillers y novelas de misterio. Entre los autores que he publicado a lo largo de esos años están Robert Galbraith (seudónimo de J.K. Rowling), Agatha Christie, Patricia Cornwell, Carl Hiaasen, Nelson DeMille y Karin Slaughter.

Ahora escribo a tiempo completo. La mujer en la ventana nace de varias experiencias: mi amor por la literatura de suspense, desde los relatos de Sherlock Holmes que devoraba de niño hasta la obra de Patricia Highsmith, que estudié cuando estuve en la Universidad de Oxford; mi pasión por el cine clásico, sobre todo las películas de Alfred Hitchcock, y mi lucha personal contra la agorafobia y la depresión. El resultado, espero, es un thriller psicológico en la línea de Gillian Flynn, Tana French y Kate Atkinson, entre otros.

Las cosas que me gusta hacer: leer, nadar, cocinar, los perros, los helados, viajar. Si fuera posible, pensaría seriamente en clonar a Tugboat, mi perro labrador (2001-2011), una de las creaciones más perfectas de la Historia. Colecciono primeras ediciones de libros y vivo a caballo entre Nueva York y Londres.

 

Datos del libro

 

 
TítuloLa mujer en la ventana
AutorA.J. Finn
EditorialGrijalbo
Primera edición22 marzo 2018

 

 

 

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Valle de fuego (Sandra Becerril)       Ni la muerte puede acabar con el amor más intenso. Mia, una joven escritora, está obsesionada con encontrar al asesino de...
La novia gitana (Carmen Mola) «En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ni...
La transparencia del tiempo (Leonardo Padura)     A un Mario Conde a punto de cumplir sesenta años, y que se siente más en crisis y más escéptico que de costumbre con su país, le lle...

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción