Opinión personal

 

Después de leer El jardín olvidado, tenía mucho interés en leer este libro, que, aunque anterior, ha alcanzado fama por el éxito del primero. Pero una vez lo tuve en mis manos, cuando vi que empezaba con un guion de cine, encuadres, escenas… ese interés se evaporó.

 

Hasta que, hace unos días, leí una entrada en un blog de una persona con los gustos muy similares a los míos, en la que le había dado una puntuación muy alta y en la que decía que era mejor que El jardín olvidado. Y eso me llevó a darle una segunda oportunidad.

 

 

El libro comienza en el presente, cuando Grace, una anciana de 98 años, recibe una carta de Úrsula, una directora de cine que quiere hacer una película sobre la vida del poeta R.S. Hunter y su suicidio, en la que le pide que la reciba. Grace en un principio se niega, pero luego accede.

 

La visita de Ursula despierta en Grace todos sus recuerdos y con ellos vamos conociendo la historia de los hermanas Hartford y de la propia Grace desde 1914 hasta 1924, tanto en Riverton como en Londres. Y también vivimos la Primera Guerra Mundial y las distintas maneras en que la «tragedia» golpea a los habitantes de Riverton.

 

Y el lector empieza a hacerse preguntas: ¿Por qué si la madre de Grace abandonó Riverton a ella la han admitido para trabajar allí sin problemas? ¿Por qué su madre nunca habla de su padre? ¿Qué pasó realmente aquél día de 1924 junto al lago? ¿Qué interés personal mueve a Ursula para querer realizar una película de ese tema concreto? ¿Cómo consiguió Grace llegar a ser doctora en arqueología?

 

 

Como pone la autora en boca de la protagonista, en este libro los pensamientos se mueven de atrás hacia adelante, de dentro hacia fuera, en la marea de la historia.

 

El argumento de este libro no es una historia lineal. Se producen constantes saltos temporales y flashbacks y así nos vamos enterando de todos los hechos acaecidos: por un lado, lo que Grace recuerda estando sola; por otro, lo que va contándole a su nieto Marcus en unas grabaciones (está desaparecido, no puede escribirle a ningún lugar, porque tras al fallecimiento de su esposa se siente culpable y huye, y todos ignoran su paradero); también nos enteramos de algunos sucesos por noticias en los periódicos de la época; de otros por las conversaciones que mantiene con la propia Ursula y de algunos más por los diálogos con Anthony, el novio de Sylvia, para su museo de Saffron.

 

Los acontecimientos que Grace no conoce de primera mano por no haber estado presente cuando sucedieron, los ha sabido por boca de Hannah.

 

Las descripciones son magníficas: podemos imaginar perfectamente cómo era cada una de las habitaciones de Riverton, de sus jardínes y de sus fiestas.

 

El perfil psicológico de sus personajes igual: la tozudez de Frederick, la rebeldía e independencia de Hannah, la culpa de Emmeline, la envidia de Debby…

 

Y el retrato de la sociedad de la época es incomparable: la escasez de la Gran Guerra, la nobleza frente a los nuevos ricos, el linaje frente al poder del dinero, el papel de la mujer en la sociedad, que solo servía, salvo casos excepcionales, para servir o para ser esposa, los «felices años veinte»…

 

Un detalle digno de mención es el guiño que la autora hace, a traves de Hannah, de los escritores de la época, como Joyce, y, sobre todo, la aparición de Agatha Christie en una reunión familiar.

 

Estas palabras de la autora me parecen un buen resumen de cómo es el libro: La verdadera historia, el pasado, no se le parece, no es plana, no es lineal. Ni sigue una planificación. Es escurridiza, como un líquido, infinita e incognoscible, como el espacio. Y es modificable. Cuando creemos encontrar un patrón, la perspectiva cambia, aparece una versión alternativa, resurge un recuerdo largamente olvidado.

 

Cuando creemos que ya todos los secretos han salido a la luz, un nuevo recuerdo de Grace hace que la historia de un giro insospechado… Por este motivo, y  porque la historia es una historia de superación personal, la de la propia Grace, que de ser una simple sirvienta pasó a ser una reputada doctora en arqueología. Me parece un libro más que recomendable.

 

Autor

 

 

Kate Morton nació en Australia en 1976. Creció en las montañas del sudeste en Queensland.

Posee títulos en arte dramático y literatura inglesa y es candidata doctoral en la Universidad de Queensland.

Kate vive con su esposo e hijos en Brisbane. 

La casa de Riverton  fue su primera novela, a la que le ha seguido El jardín olvidado. 

 

 

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloLa casa de Riverton
AutorKate Morton
EditorialSuma
Primera edición6 julio 2011

 

 

 

 

Esta reseña se publicó originalmente el 9 de diciembre de 2011 en el blog Con el alma prendida a los libros (ya cerrado). Como no quiero perder las entradas ni las sensaciones que me dejaron las novelas reseñadas allí, la recupero en esta web sin moverle ni una coma.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción