Opinión personal

 

Hace más de dos meses que vi por primera vez la portada de El hombre que nunca le haría daño a nadie y quedé perdidamente enamorada de ella y del título. Pero he de seros sincera: lo que me terminó de convencer fue la faja del libro y desmontar la frase de Évole: «Una gran novela negra que engancha y te rompe los esquemas desde la primera línea». Eso de las frases altisonantes hechas por famosos no me termina a mí de cuadrar. Llamadme rarita, pero es lo que hay.

Pues bien, en este caso (y espero que no sirva de precedente) tengo que darle la razón. Como dije en Twitter el día que la terminé, me parece increíble que esta sea la primera novela en solitario de Roger Rubio, porque es un libro muy completo a pesar de ser muy corto.

En El hombre que nunca le haría daño a nadie conocemos a Félix Olivares, un hombre anodino y gris que se dedica a imaginar crímenes. Para ello investiga a sus «hipotéticas» víctimas, pero todo se queda ahí, en plasmar en unas libretitas quién y cómo.

Cuando muere un banquero de una forma parecida a la que él había ideado, se presenta en comisaría para confesar su crimen. Los policías no le hacen mucho caso, pero cuando aparece una prostituta asesinada empiezan a tomárselo en serio, porque su muerte sigue al pie de la letra la idea que él había plasmado por escrito.

Los crímenes empiezan a sucederse y… ¿Es realmente Félix Olivares un tipo «que nunca le haría daño a nadie» o es un asesino? ¿O tal vez alguien está aprovechando su imaginación y está llevando a cabo su macabro plan?

Ambientada en Barcelona en apenas quinces días y siguiendo un hilo cronológico completamente roto, con continuos saltos temporales, la novela está estructurada en 48 capítulos cortos y escrita en tercera persona utilizando un narrador cuasi omnisciente (excepto los capítulos que corresponden al diario de Helena, que está escrita en primera), con un estilo directo y preciso, y un ritmo bastante ágil porque no dejan de suceder cosas.

 

 

¿Qué me ha gustado?

 

  • Como he adelantado al principio, lo primero que llamó mi atención fue el título y la portada.

 

  • La estructura de la novela me ha parecido muy original. No es que sea algo novedoso que una novela tenga un hilo discontinuo, pero sí me gustaría destacar que la datación de los capítulos se base en la fecha de la muerte de Brenda. En todo momento tenemos claro en qué día estamos pero, también, cuánto tiempo ha pasado desde su asesinato o cuánto tiempo falta para que suceda. 

 

  • Una trama bien armada, sin ningún fleco suelto. Valoro muchísimo que haya conseguido colocar todas las piezas del puzzle que ha montado, porque tenía que encajar perfectamente el antes, el después y el durante, y que todo tuviera sentido. Y lo ha logrado con mucha soltura.

 

  • Las citas que encabezan algunos de los capítulos, que están muy bien insertadas con el resto de la historia.

 

  • Que toca temas muy duros, como la pederastia, la prostitución y el acoso escolar. No profundiza demasiado en ellos, pero solo con unas pinceladas es capaz de ponernos los pelos como escarpias y de sacudirnos por completo.

 

  • Que para suavizar un poco la dureza de esos temas utiliza en algunos momentos puntuales un humor ácido y socarrón, que nos saca una sonrisa.

 

  • Que aunque he tenido claro quién era el asesino muy pronto (de hecho, lo dije públicamente con iniciales) eso no ha sido ningún impedimento para seguir disfrutando de la novela, porque quería saber los motivos. No he perdido en ningún momento el interés por seguir leyendo. 

 

  • Eso ha sido posible porque el autor ha sabido mantener muy bien la tensión, dosificar la información y manejar los tiempos. En ningún momento decae, sino que va in crescendo.

 

  • Porque creo que, en conjunto, es la novela con los giros más impactantes que he leído en los últimos tiempos. Y no solo los más impactantes, también los más inesperados, porque, salvo uno, no los he visto venir hasta que no los he tenido encima. Tengo que pedirle perdón a Évole porque sí que nos rompe todos los esquemas.

 

  • Los dos personajes protagonistas, Domingo Campos y Félix Olivares, son muy completos. Mientras leía he tenido dos canciones de Sabina en mi cabeza: La del pirata cojo cuando aparecía Guzmán, por su obsesión por imaginarse que tenía otra profesión, era como si se estuviera metiendo en el traje y la piel de todos los hombres que nunca seré; me ha parecido un recurso muy original. En el caso de Olivares, El hombre del traje gris, un hombre mediocre que pasa desapercibido en cualquier sitio, con una vida aburrida y anodina, adicto a la novela negra y que se dedica a idear asesinatos (no descartéis que yo haga lo mismo, no porque mi vida sea aburrida, porque eso de matar aunque sea de mentira debe molar). Me ha gustado mucho también el personaje de Begoña Ortiz, la compañera de Guzmán en la comisaría, y cómo afronta lo que le sucedió en el pasado. 

 

  • El desenlace no me ha gustado nada, pero eso no quiere decir que no me haya parecido muy bueno. Citando al Maestro, yo hubiera preferido otra corbata. Pero es un final a la altura de la novela. 

 

 

Resumiendo, que dice el Maestro: una novela negra brillante, en la que el autor juega con nosotros al gato y al ratón desde el principio, en el que no sabemos quién miente o quién dice la verdad, con una trama muy bien trabada en la que se tocan temas muy duros, con un ritmo ágil y un desenlace brutal por lo insospechado. Más que recomendable. Me encantaría volver a encontrarme con Domingo Campos y Begoña Ortiz, porque esta pareja tiene cuerda para rato y pueden dar muchísimo juego en posteriores entregas (toma nota, Roger, que espero más). 4,5 ⭐️

 

 

Autor

 

Nacido en Barcelona en 1975, Roger Rubio lleva quince años escribiendo para programas de televisión como Buenafuente, Salvados Crackòvia, y colaborando en programas de radio y prensa escrita.

Tras participar como coautor en los libros Lo que vendría a ser la historia de EspañaPadre, el último monoEl hombre que nunca le haría daño a nadie es su primera novela en solitario.

 

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloEl hombre que nunca le haría daño a nadie
AutorRoger Rubio
EditorialEdiciones B
Primera edición10 enero 2019

 

 

 

También te puede interesar

Reseña: Errantes (Florencia Etcheves) Opinión personal No había leído nunca a Florencia Etcheves, aunque durante el verano vi muchas reseñas sobre su libro Cornelia. Pero en ningún momento...
El caso Fitzgerald (John Grisham)     Una banda de ladrones consigue robar algo que, pese a no tener precio, está asegurado en veinticinco millones de dólares: los cinco ...
Reseña: Sharko (Franck Thilliez)   Opinión personal   No es ningún secreto que me enamoré de la pareja formada por Sharko y Lucie cuando leí El síndrome E. Siguieron ...
Resumen
Fecha
Título libro
El hombre que nunca le haría daño a nadie (Roger Rubio)
Valoración
41star1star1star1stargray

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción