Impresiones de lectura

 

Con el poemario Biografía impura, del poeta Juan Cobos Wilkins, inicio una sección para la web Escaparate Literario dedicada a los libros de poesía. No se tratará en ningún caso de reseñas sino de impresiones de lectura, de conversaciones con los libros siguiendo las pulsaciones y el pulso que exijan la escritura y la lectura.

 

Al hablar de Biografía impura retomo, adaptándolas, unas palabras, que tras la lectura, envié a su autor. Aprovecho para decir también que, salvo que sea estrictamente necesario, no hablaré del autor ni de su trayectoria, por considerar que esta información puede ser consultada directamente por quienes deseen pasar del otro lado del espejo.

 

 

Biografía impura

 

He llegado a Biografía impura y he transitado por sus páginas como quien entra en el laberinto de la vida o en las entrañas de la tierra: mirando hacia el cielo con los brazos elevados para alcanzar el alambre finísimo del riesgo. 

 

Ya el título me enreda y me rindo ante la vida y la escritura que anuncia. La ilustración (esa silueta caminando sobre el alambre aferrada a una pértiga) me devuelve, cual espejo, la imagen que tengo de mí misma cuando escribo-vivo: ese alguien a quien yo llamo funámbulo y Juan Cobos Wilkins funambulista; el que »se sabe poeta, por amor y, por amor, mortal».

 

Los cuatro tramos que construyen esta biografía coinciden exactamente con la percepción de una existencia que, además de tiempo, es poesía, arte…

 

El niño, el adolescente, el joven, el POETA (= el tiempo-no tiempo de la vida-muerte). Etapas de un aprendizaje sin fin (siendo al tiempo finito) que va mostrando cómo no solo los adjetivos, también los verbos avanzan cualitativamente. Así, de principio a fin pasamos de «mirar» a »observar», de »descubrir» a «contemplar». Igualmente, vamos de «aprender» a «pronunciar», de »descubrir» a »escuchar», etc. Y de parte a parte, vamos «muriendo», «renaciendo», «recordando», «olvidando», acompañados por tantas voces que (tan bien) nos construyen, también: Ovidio, Bécquer, Cernuda, Lorca, Cohen, Manrique, Heráclito… hasta ese contrapunto-reto a Juan Ramón al que apunta el título (impura/pura: vida-poesía).

 

Que las tres primeras partes tengan siete poemas cada una y que la tercera tenga 10 (7+3) permitiría tantas lecturas que no tendríamos vida suficiente para descifrar los misterios que encierran esas cifras. Esta estructura a  mí, que amo las lecturas antes de la lectura, me pone en contacto con la «magia», el «duende» de la poesía: esa capacidad de generar mundos paralelos (conscientes e inconscientes) desde el escritor y para el lector: para ése lector capaz de comprender  las «cinco palabras esenciales»:

 

Abrázame,

lector, abrázame, estoy solo.

 

Me fascina la capacidad de este poeta para generar niveles, planos de lectura más o menos aéreos, más o menos subterráneos (y ahí, como en otros lugares, no puedo no encontrar a un cierto Baudelaire). Me fascina cómo cada palabra se sitúa y sitúa en una esfera o la contraria (o la complementaria), pues todo es lo enunciado al tiempo que lo intuido, lo soñado, lo vivido, LO ESCRITO: vida y poesía en perfecta simbiosis a pesar de  (o gracias a) intentar «borrarte las líneas de la mano/ con la goma de Milán y su olor a vainilla».

 

Además de la goma Milán que, como a Proust la madalena, me devuelve imágenes «inmarcesibles», el poeta utiliza palabras que tengo tatuadas en mi piel, y «en la piel de todas las cuartillas”: palabras como palimpsesto: «la vida palimpsesto», el yo-palimpsesto que somos, que soy…

 

Juan Cobos Wilkins hace que las palabras se retuerzan hasta «acaracolarse», o que se desplieguen (cual alas) hasta donde la mirada se pierde (tal vez hasta el lugar donde se oculta la pupila de Satán de Lorca).

 

Cuatro partes y un único poema, una única vida a pesar de sus etapas. Un POEMA perfectamente mecido (a veces agitado) por el poema final de cada apartado, unido estrechamente al primer poema del apartado siguiente igual se unen la noche y el día (a pesar de su contraste, a pesar, sobre todo, de esa fractura que el poeta introduce en la escritura). Pues la escritura es siempre solidaria (en el sentido etimológico del término) en este libro-cenizas, «que ahora sin consumirse arde./ Y quema/ porque rubrica lo que estás con tu vida escribiendo». Escriviviendo, como dice Julián Ríos, y eso es «Armonía y Pasión. Duda. Pasión más Armonía». Proximidad de la muerte.

 

Todo ocupa el lugar exacto en este libro, incluido ese texto-hors texte, «Ars vivendi», situado al principio a modo de tarjeta de presentación: la soledad del hombre, la soledad del poeta en este lugar de paso, tránsito (transitar) que es la vida. Sin olvidar la cita de Fernández de Andrada: llave que abrirá la primera puerta, tal vez todas las puertas, de esta «biografía impura»: esos versos finales de la Epístola moral a Fabio, tan necesarios en el caminar-deambular por este lado de la muerte que es la vida, la poesía, la escritura.

 

Tanta sabiduría en tan poco espacio me lleva a invitarte, lector, lectora, a leer este libro y, cómo no, a agradecer al poeta que lo  haya escrito. Gracias, porque a través de él he podido reescribir en parte ese tiempo muerto que queda atrás (ese pasado imperfecto, impuro) y también auscultar, más si cabe, el presente, (desnuda, sin equipaje) pues he encontrado en mi nomadismo, que es el de la poesía, la isla en la que reconocer por fin (algo que ya sabía) que soy también (como la escritura) náufraga renacida del fondo del mar. 

 

Auguro un largo recorrido a este libro que, con diez años ya, sigue siendo actual, contemporáneo, pues como decía otro poeta: «Somos contemporáneos de aquello que leemos». Y hoy, como ayer, la buena poesía resiste y sigue siendo necesaria. 

 

 

Autor

 

Juan Cobos Wilkins ha sido director de la Fundación Juan Ramón Jiménez y de la revista Con dados de niebla.

Sus libros de poemas, Llama de clausura, Biografía impura, Para qué la poesía, han sido galardonados con los premios Gil de Biedma, de la Crítica de Andalucía y Torrevieja.

Es autor de las novelas El corazón de la Tierra (llevada al cine por Cuadri), Mientras tuvimos alas (Premio El Público), El mar invisible (Finalista del Ciudad de Torrevieja) y Pan y cielo; de los relatos recopilados en Siete parejas y un solitario (Premio NH) y La soledad del azar; de la biografía Álbum de Federico García Lorca y del volumen de piezas teatrales Mysterium.

Parte de su obra poética se encuentra en las antologías La imaginación pervertida y A un dios desconocido.

 

 

Datos del libro

 

 

 
TítuloBiografía impura
AutorJuan Cobos Wilkins
EditorialFundación José Manuel Lara (Vandalia)
Primera edición3 septiembre 2009

 

 

 

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
Biografía impura (Juan Cobos Wilkins)

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción