Opinión personal

 

Cuando hace poco más de un mes vi cómo Alejandro Palomas se convertía en el ganador del Premio Nadal 2018 me alegré mucho. Porque aunque no soy una de sus miles de fans, que son legión, sí que soy seguidora suya. Y aunque mi experiencia anterior con él no había sido tan satisfactoria como para el resto, es un autor que escribe bonito, tanto en lo que cuenta como en la manera de hacerlo.

Por cierto, una puntualización: que yo me alegrase del premio no quiere decir que sea tonta. Nadie puede leerse una novela con esos personajes (Amalia, Fer y compañía) y no saber quién es el autor. La apertura de plicas aquí no era necesaria.

El 21 de abril es el cumpleaños de Amalia. Casualmente era el único día libre que quedaba para que Emma, su hija pequeña, se casase con Magalí. Así, en lugar de un solo acontecimiento, se van a celebrar dos.

Pero nada que tenga que ver con Amalia es sencillo y… Mejor que leáis la novela para entenderlo todo.

¿Qué me ha gustado?

  • Aunque Una madre no me conmovió tanto como al resto de los lectores (ha habido posts de Alejandro en Facebook en los habla por boca de Rulfo que me han removido más que el primer libro protagonizado por Amalia), he de reconocer que fue una lectura que me gustó, por eso he repetido. Las dos que hay entre ambas no me llamaron lo suficientemente la atención, pero el título del reciente Premio Nadal me sedujo desde el primer momento. Llamádme romántica si queréis.
  • Sin embargo, Un amor ha sido para mí un carrusel de emociones, una montaña rusa de sentimientos, la vida en carne viva. Pero, como dije en Twitter el día que empecé a leerla, emocionarme a mí es sencillo, pero hacerme reír es muy difícil. Las conversaciones de Amalia con sus hijos son surrealistas y me han provocado muchísimas carcajadas. Gracias, Alejandro, por hacer que se me saltaran las lágrimas en muchísimas ocasiones.
  • Y eso no quiere decir que no haya sentido otro tipo de emoción, porque la última parte nos pone un nudo en la garganta y tenemos que tragar muchas veces para que se nos deshaga.
  • La historia que nos cuenta Palomas es una auténtica maravilla. Sin seguir un hilo cronológico, con continuos saltos temporales, vamos conociendo la vida de todos y cada uno (en algunos casos mucho, en otros menos, pero suficiente para que no sea necesario haber leído los libros anteriores. Es más, he oído al autor decir que esta novela es ideal para entrar en el universo de Amalia y su familia). Y el autor nos va desgranando sus historias, sus vivencias, sus alegrías y sus sufrimientos. Porque ninguna vida es de color de rosa y el que diga que la suya sí, se engaña.
  • Los personajes son, además de muy potentes y muy marcados, muy naturales y accesibles, muy humanos, muy nuestros. Igual que las emociones que nos transmiten, cada uno a su manera. Por ejemplo, la historia de Margalí es desgarradora. Pero también todos los temas que se tratan en la novela, como la soledad, la «orfandad» y el amor, el motor de toda la historia; el amor en compañía, el amor en soledad, la soledad del amor y la búsqueda desesperada del amor, cuando para amar lo primero que tenemos que hacer es querernos a nosotros mismos. Primero la vida. Después un amor.
  • Y la mentira, esa mentira que planea durante toda la novela y que hace más daño al que engaña que al que «se la traga».
  • Los diálogos son chispeantes, ocurrentes y muy originales. Ningún personaje, excepto Amalia, es capaz de hacernos pasar de la risa al llanto en una milésima de segundo, sin solución de continuidad.
  • El día que Amalia no esté todos nos quedaremos un poco huérfanos. No solo sus hijos (Fer, Silvia y Emma), el mundo sentirá su vacío porque necesitamos muchas personas como Amalia, que nos hagan ver la realidad de la vida y, a la vez, nos saquen una sonrisa. Porque ella representa la esperanza, ha sufrido mucho y ha recuperado las riendas de su vida a los sesenta y cinco años. Ella el pilar al que todos se agarran cuando temen caer, ella es el apoyo, ella es el centro alrededor del cual gira todo un universo, el «universo Palomas».
  • Y yo también soy una «mujer empotrada». Ya está bien de tanto empoderamiento 😜😜.

¿Qué «me» ha fallado?

  • Lo único que no me ha gustado, pero posiblemente sea culpa mía porque me he perdido algo al no haber leído Un hijo y Un perro, es que no he entendido la «frialdad» de Fer, Silvia y Emma en un momento dado de la novela. La de Amalia me ha parecido muchísimo más coherente.

 

¿La has leído? ¿Te ha gustado? Cuéntanos tus impresiones.

Reseña realizada por Montse Martín

Autor

Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología Inglesa y tiene un máster en poética por el New College de California. Ha compaginado sus incursiones en el mundo del periodismo con la poesía y con la traducción de importantes autores. Como novelista ha publicado, entre otras, El tiempo del corazón, El secreto de los Hoffman, El alma del mundo y El tiempo que nos une, que le han valido importantes premios como el Nuevo Talento Fnac, ser finalista del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja y del Premio Primavera. En 2016, su novela Un hijo recibió el Premio Nacional de Literatura Juvenil.

Con sus novelas más recientes, Una madre y Un perro, dio arranque a una serie de personajes que han enamorado a miles de lectores. Su obra, llevada al teatro y próximamente al cine, ha sido traducida a quince lenguas.

Datos del libro

 

 
TítuloUn amor
AutorAlejandro Palomas
EditorialDestino
Primera edición6 febrero 2018

 

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

También te puede interesar

Reseña: El Pacto (Michelle Richmond)   Opinión personal   He leído El Pacto por una de esas casualidades que tiene la vida. Paso mucho tiempo actualizando Nubico por si m...
Luces en el Mar (Miquel Reina)     «Fue un rayo el desencadenante de todo…». Así empieza Luces en el mar, una emocionante novela que cuenta la historia de Harold y Mar...
Reseña: Sin un adiós (Harlan Coben)     Opinión personal   Cuando hace unos días reseñé No sé se me llenó la boca diciendo que seguro que iba a ser el mejor thri...