Opinión personal

 

Hacía muchos años que no releía un libro. Y en este caso, además, recordaba perfectamente el desenlace. Pero daba igual, porque también recordaba que me había atrapado durante toda la lectura y que había sentido el mismo agobio claustrofóbico que el protagonista.

Así que, como estaba atravesando una de esas rachas que a veces pasamos en las que tenemos tantos libros a nuestro alcance que ninguno nos seduce, que decidí volver a leerlo. Y he vuelto a quedar atrapada entre sus páginas y subyugada por la forma de envolvernos en la historia de la autora.

Lo que no entiendo, porque lo comprobé nada más terminarlo de leer, es por qué este libro no tiene miles de reseñas, como otros del mismo tipo, cuando es infinitamente mejor que la mayoría. Pienso que esta novela está infravalorada y no se la publicitó en su momento como se merecía. Desde aquí hago un llamamiento a quien corresponda para que, por favor, traduzcan el resto de libros de la Giébel para que podamos disfrutar de sus thrillers.

Al grano, que tengo más cuerda que un reloj de cuco. El libro tiene un principio impactante: un inspector de policía encerrado en una jaula. No sabe qué hace allí, ni por qué, ni cómo ha llegado. Hasta que, al ver a la mujer que lo tiene retenido, recuerda lo sucedido la noche anterior, cuando paró su coche para intentar ayudar al conductor de un vehículo averiado.

Vivimos la angustia de Ben no solo por un encierro que no entiende, sino también por tener que intentar convencer a una señora con sus facultades mentales pelín perjudicadas (por no decir que está como 18 512 cencerros) de que él no ha hecho nada.

Prisionero, sin comer, sin beber e intentando averiguar qué pecado ha cometido para encontrarse en esa situación, que cada vez se vuelve más complicada cuando descubre por qué Lydia lo tiene allí.

Por otro lado tenemos la investigación de sus compañeros de profesión para poder liberarlo, y vamos descubriendo que todos tienen un motivo para haber encargado su muerte, lo que nos hace sospechar de todos y cada uno.

Finalmente conocemos el motivo por el que Lydia lo tiene secuestrado y ha decidido matarlo. Motivos tiene, yo haría lo mismo, pero es que Ben ¡es inocente! Y nosotros, aunque nos parezca un capullo engreído y un pichafloja presuntuoso, sufrimos por la injusticia que está padeciendo y nos parece un castigo desproporcionado, por muy imbécil que sea (que lo es, y mucho).

Estructurado en capítulos y alternando la primera persona de un narrador protagonista (con la que conocemos los pensamientos de Ben perfectamente) y la tercera, la trama está muy bien armada, sin dejar ningún cabo sin atar (todas las cuentas pendientes que los otros personajes tienen con Ben quedan completamente aclaradas). El ritmo, muy ágil durante la mayor parte de la novela, se vuelve frenético en el desenlace, cuando todo empieza a resolverse y descubrimos la verdad, que ha estado delante de nuestras narices y no la hemos visto. La autora, con frases y párrafos muy cortos, no nos da tregua ni un solo instante.

Los personajes muy bien caracterizados, sobresaliendo por encima de todos la psicopatología de Lydia y cómo la maneja la autora.

La atmósfera es asfixiante, claustrofóbica, angustiosa, como tiene que ser en un buen thriller psicológico que se precie.

El desenlace de esos que te dejan los ojos como el rosetón mayor de la catedral de Santa María de Palma de Mallorca, sin saber si vamos o venimos o nos quedamos.

Y me ha pasado una cosa muy curiosa: cuando lo leí la primera vez sufrí mucho; esta vez no lo he hecho, pero no porque no supiera lo que iba a pasar, sino porque lo he leído intentando captar otros matices y ver lo que sucedía de otra manera, sin posicionarme desde el principio de parte de nadie.

Resumiendo, que dice el Maestro: un título impactante, que te deja a cuadros cuando ves que se cumple al pie de la letra; una trama absorbente y angustiosa; un ritmo desenfrenado que no nos da ni un segundo de descanso; y un desenlace brutal que nos deja atónitos.

Autor

Nacida en 1971 en La-Seyne-sur Mer, una pequeña ciudad de la costa de Provenza, Karine Giebel se ha erigido como una de las revelaciones de la narrativa francesa contemporánea.

Licenciada en Derecho, ha compaginado su carrera profesional en el mundo de la leyes con la publicación de cuatro novelas policíacas, entre las que destaca con luz propia Jamás sabrás por qué, un abominable descenso a los infiernos de la locura y la maldad humanas, que supone una extraordinaria carta de presentación para los amantes del género de acción, misterio y terror.

Datos del libro

 
TítuloJamás sabrás por qué
AutorKarine Giébel
EditorialArrobabooks
Primera ediciónmarzo 2013

 

 

Resumen
Fecha
Título libro
Jamás sabrás por qué (Karine Giébel)
Valoración
51star1star1star1star1star

También te puede interesar

Reseña: La chica en la niebla (Donato Carrisi)   Opinión personal   Conocí a Carrisi con Lobos. Después vinieron El tribunal de las almas, La hipótesis del mal y El cazador de la o...
La noche de las medusas (Jacinto Rey)       ¿Hasta dónde puede llevarte la venganza? La noche de las medusas es un thriller lleno de acción, intriga y giros inespera...
Reseña: 7-7-2007 (Antonio Manzini)   Opinión personal   Me gusta Manzini y me encanta la serie protagonizada por Rocco Schiavone. Pero, posiblemente, 7-7-2007 no lo hub...

Lectora compulsiva y bibliófaga. Correctora en lectorcero.com

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás semanalmente información sobre literatura: novedades, reseñas, sorteos, presentaciones, escritores independientes...

* campo obligatorio
Consentimientos

En Escaparate Literario cumplimos el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Responsable: Elías García Díaz

Finalidad: Gestionar el envío de nuestra newsletter

Legitimización: Tu consentimiento

Destinatarios: Los datos que nos facilitas están alojados en nuestra plataforma de email marketing MailChimp alojados en EE.UU. y acogidos al EU-US Privacy Shield. Más información en la página de política de privacidad de MailChimp

Ver la politica de privacidad de 1&1 Internet España S.L.U. ( https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/)

Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos comunicándonoslo a través del formulario de contacto en esta misma web.

Te hemos enviado un correo para que confirmes tu suscripción