La biblioteca invisible

Genevieve Cogman

La biblioteca invisible

Irene trabaja como espía profesional para la misteriosa Biblioteca, una oscura organización que recopila importantes obras de ficción procedentes de diferentes realidades. Recientemente, ella y su enigmático ayudante Kai, han sido enviados a un Londres alternativo.

Su misión: recuperar un libro especialmente peligroso. El problema: cuando llegan, alguien lo ha robado.

Las facciones de Londres parecen dispuestas a luchar hasta el final para dar con el volumen antes que Irene y Kai.

Por si las cosas no fueran ya bastante complicadas, el mundo se ha sumido en el caos, con criaturas sobrenaturales y magia impredecible por doquier. Y Kay, por su parte, esconde algunos secretos.

Ahora Irene está atrapada en una misteriosa red de peligro mortal, pistas confusas y siniestras sociedades secretas. Y fallar no es una opción: la realidad en sí misma está en juego.

La ciudad enmascarada

Trabajando en una versión alternativa del Londres victoriano, la Bibliotecaria-espía Irene se ha adaptado a una rutina recopilando importantes obras de ficción para la misteriosa Biblioteca, e integrándose a la perfección en la cultura local. Sin embargo, cuando su aprendiz Kai -un dragón de sangre real- es secuestrado por los feéricos, su operación encubierta, cuidadosamente diseñada, empieza a desmoronarse.

El secuestro de Kai podría provocar un conflicto entre las fuerzas del caos y del orden que devastaría todos los mundos y todas las dimensiones existentes.

Para evitar que la humanidad quede atrapada en el fuego cruzado, Irene tendrá que aliarse con un líder feérico local para viajar a las profundidades de una versión de Venecia llena de magia oscura, extrañas coincidencias y una celebración perpetua de Carnaval, y salvar a su mejor amigo antes de que se convierta en la primera víctima de una guerra catastrófica.

No obstante, navegar por el tumultuoso escenario de la política feérica requerirá algo más que la inteligencia y la palabrería de Irene. Puede que para protegerse del Armagedón tenga que sacrificar todo aquello que aprecia.