Caitlin Hendrix

Meg Gardiner

Dos asesinatos. Las víctimas llevan la firma del Profeta, un psicópata calculador que hace veinte años sembró el terror en la bahía de San Francisco y luego desapareció.

Aquel asesino en serie destruyó al padre de Caitlin Hendrix cuando era una niña.

Ahora ella es policía y no piensa dejarle escapar. Aunque para ello tenga que asomarse al abismo.

En los últimos meses, han desaparecido varias mujeres en una zona del sur de Texas.

La policía ha establecido algunos vínculos entre ellas: son jóvenes, guardan cierto parecido físico y todos los presuntos secuestros se produjeron un sábado por la noche.

La agente Caitlin Hendrix, miembro de la Unidad de Análisis de Conducta del FBI, sospecha que un psicópata recorre las carreteras de los alrededores de Austin a la caza de posibles víctimas.

Sus peores temores se ven confirmados cuando aparecen los cadáveres de dos de las mujeres buscadas, vestidas con camisones blancos y rodeadas de polaroids.