J. G. González

 

Nací en 1981 en Badajoz capital y ya desde muy pequeño sentí devoción por la escritura y la música. Recuerdo que me quedaba encandilado con cualquier juguete, película o cómic en el que apareciese un mago, dragones, guerreros y demás seres fantásticos. En la adolescencia comencé a escribir un manuscrito de fantasía épica, donde los personajes correspondían a amigos de la realidad y les entregaba pequeños fragmentos de la obra cuando nos reuníamos, para que los leyeran. De repente, comenzaron a pedirme más y más escritos de la historia y me vi desbordado. Fue muy divertido y la primera vez que pensé realmente en que podía entretener contando una buena historia. También componía letras de canciones en las bandas donde tocaba, presentaba relatos a concursos literarios y aunque sobre géneros variados, mi escritura siempre se derretía con las historias de fantasía épica.

El caminante de arena I: El sueño de Piro

 

Una magia oscura se mueve por los bosques y senderos de este mundo sin que nadie pueda descubrir cuál es su origen, y los peligros acechan en cualquier rincón que antaño fuera tranquilo y lleno de belleza.

Los éniars deben ser llamados de nuevo, los nándils harán crujir la tierra, los enanos deben forjar nuevas armas y los espíritus del bosque iluminarán la oscuridad.

Mi nombre es Namir y me conocen como el caminante de arena. Mi edad es la misma que la de la tierra donde se graban mis huellas y hacia mí caminan muchos, en busca de consejo.

Llega ahora el tiempo de volver a recorrer las regiones de Neria en busca de valerosos aliados y preparar a sus pueblos para defender… su libertad.