Jan Fabel

Craig Russell

Un macabro asesino tiene a la ciudad de Hamburgo ente sus manos. El detective Jan Fabel se encuentra ante el caso más sanguinario y macabro de su historia profesional.

Los cadáveres de dos mujeres a las que han arrancado los pulmones y las notas desafiantes de alguien que firma como «Hijo de Sven» son las únicas pistas de un asesino cuya motivación va más allá de la ira, acercándose a una suerte de ritual donde lo sagrado y lo monstruoso se dan la mano para teñir de escarlata toda la ciudad.

Mientras Fabel avanza en la investigación, va quedando claro que se trata de algo mucho más complejo que el trabajo de un simple psicópata..

Un cruel asesino se inspira en los cuentos más famosos de los hermanos Grimm. El hallazgo del cadáver de una joven con una nota entre sus dedos que dice “He estado bajo tierra y ya es hora de que vuelva a casa”, enfrenta al jefe de la brigada de homicidios de Hamburgo, Jan Fabel, con los designios de una mente oscura y enferma.

Cuatro días después, dos cuerpos más aparecen en medio de un bosque, con unas notras entre sus manos que dicen “Hansel” y “Gretel”, escritas con la misma letra roja, pequeña y obsesiva. Es evidente que los crímenes hacen referencia a los cuentos folclóricos recopilados doscientos años atrás por los hermanos Grimm.

Pero los asesinatos de este cruel asesino en serie no son ningún cuento de hadas…

En la tercera novela de la serie de Jan Fabel, un temible asesino que cree haberse reencarnado, se venga de aquellos que le traicionaron en una vida anterior…

El detective Jan Fabel y su equipo se enfrentan a una serie de homicidios: un político de izquierdas y homosexual confeso, y un prestigioso científico. Ambos fueron asesinados siguiendo el mismo método: los cuerpos tenían el cuero cabelludo seccionado y, sobre ellos, un pelo rojo teñido en la escena, procedente de la misma cabeza y cortado veinte años antes. Fabel descubre que las víctimas pertenecían a un grupo anarquista de los años 70.

Mientras tanto, los demás miembros del grupo, que habían tratado de dejar atrás su pasado, se dan cuenta de que un temible asesino va tras ellos.

Jan Fabel, el Kriminalhauptkommissar protagonista de las tres primeras entregas de esta serie, pensaba que su relación con la muerte y el crimen había terminado. Sin embargo, justo cuando está barajando las posibilidades que tiene de emprender una nueva carrera fuera del departamento de policía de Hamburgo, un detective de homicidios de la ciudad de Colonia le pide ayuda para encontrar al Señor del Carnaval, un sanguinario asesino en serie que durante los tres últimos años ha matado a sus víctimas durante las famosas fiestas. Por otro lado, María Klee, la ayudante de Fabel, está cerca de sufrir una crisis de ansiedad y se encuentra de baja indefinida aunque, sin que nadie lo sepa, María ha decidido viajar a Colonia para dar caza a un asesino incluso más peligroso que el anterior. Uno con el que tiene una cuenta pendiente.

Un tercer personaje, Taras Buslenko —comandante de las fuerzas especiales—también se encuentra en la ciudad escogiendo a los miembros de su unidad para una operación encubierta. Su objetivo: acabar con la vida de un criminal de legendaria crueldad, un compatriota exiliado en Alemania. Sus órdenes: no dejar que nada ni nadie se interponga en su misión. Los caminos de los tres personajes convergerán durante el Carnaval, en un periodo del año en que el mundo se vuelve del revés, el caos es rey y todo el mundo se oculta tras una máscara.

Craig Russell de nuevo envuelve al lector en una red de traición y venganza, violencia y muerte y en esta ocasión hará que su protagonista se enfrente a un enemigo que parece invencible.

Los cielos están manchados con la sangre de los hombres… Mientras las Valquirias cantan su canción. Esta frase de la saga islandesa de Njal es una entrada perfecta para explicar la situación en la que se encuentra el detective Jan Fabel. Sus relaciones con las mujeres de su vida se están volviendo cada vez más complicadas: su pareja, Susanne, desea afianzar su compromiso; su hija está planteándose unirse al cuerpo de policía, algo de lo que su exmujer le culpa a él.

En este estado de cosas, un violento asesinato en el distrito rojo de Hamburgo desentierra el fantasma de una asesina en serie que hace diez años actuó impunemente y que nunca fue capturada. ¿Será posible que se trate de nuevo del ángel de Sant Pauli?

Mientras los crímenes se suceden sale a la luz un proyecto olvidado de la Stasi: poner en marcha a un grupo de sicarios de elite formado enteramente por mujeres que se denominó Valquiria.

Una cumbre medioambiental está a punto de celebrarse en Hamburgo cuando llega una tormenta a la ciudad que inunda sus calles por completo. Cuando las aguas bajan por fin, dejan al descubierto múltiples destrozos y algo siniestro: un cadáver decapitado.

En principio, el comisario Jan Fabel cree que puede tratarse de una victima más de un violador y asesino en serie, un criminal que acosa a sus víctimas a través de las redes sociales para, después de localizarlas y matarlas, deshacerse de sus cuerpos en los canales que surcan la ciudad de Hamburgo.

Sin embargo, la situación es mucho más complicada y espeluznante. La investigación de Fabel le lleva hasta una secta secreta, Pharos, cuyos adeptos creen en el fin del mundo a causa de la degeneración medioambiental y que está financiado por Dominik Korn, un billonario paralítico que vive alejado de la sociedad.

newsletter

¿Quieres recibir las novedades en tu correo?

Te enviaremos semanalmente información sobre novedades, reseñas, sorteos...

Solo para lectores

Revisa tu correo para confirmar la suscripción. Muchas gracias.