Cuarteto de Los Ángeles

James Ellroy

15 de enero de 1947. Los Ángeles, un solar desocupado. El cadáver de una mujer de veinticinco años, desnudo y seccionado en dos partes.

El médico forense determina que ha sido torturada durante días mientras ella seguía consciente. Un periodista bautiza a la víctima como «la Dalia Negra».

Los policías Bucky Bleichert y Lee Blanchard, dos exboxeadores conocidos como Hielo y Fuego, son puestos al frente del caso.

Al sumergirse en los bajos fondos de Los Ángeles para averiguar quién era la Dalia se verán atrapados en un circo mediático y en una investigación policial plagada de pistas falsas, intereses políticos y dificultades; un caso irresoluble que acabará por obsesionarles.

Los Ángeles, Nochevieja de 1949. El cadáver mutilado de un hombre joven, los ojos arrancados, mordeduras por todo el cuerpo… es el primer asesinato de la oleada que sembrará el pánico en los entornos comunistas de la ciudad.

Danny Upshaw, ayudante del sheriff, se obsesiona con el caso mientras se convierte en anzuelo contra los comunistas en Hollywood.

Se sumarán a la caza de brujas Mal Considine, ambicioso teniente de la fiscalía del distrito, y Buzz Meeks, expolicía caído en desgracia. Considine busca un ascenso; Meeks, dinero.

Tres hombres sumidos en una espiral de codicia y engaño que les confrontará con sus propios demonios.

Los Ángeles, años cincuenta. Camuflada tras sus fabulosas mansiones y el glamour de los clubs nocturnos, la ciudad es un hervidero de corrupción y bajas pasiones.

Una noche, una matanza baña en sangre una cafetería de la ciudad. Se trata de una auténtica carnicería, y sus oscuras ramificaciones atraparán a tres policías en sus arenas movedizas.

Eclipsado por el éxito de su padre como policía, Ed Exley hará lo que sea para superarle y conseguir la gloria. Bud White, por su parte, vio cómo su progenitor asesinaba a su madre y es una bomba de relojería con placa y pistola.

Y por último, Jack Vincennes, que se dedica a airear los escándalos de Hollywood en los medios de comunicación mientras lucha por ocultar sus propios secretos.

Asesinatos, palizas, sobornos y extorsión: gajes del oficio para David Klein, teniente del departamento de policía de Los Ángeles, una ciudad atenazada por una compleja red de mafiosos, políticos y policías en la que nuestro antihéroe es conocido como «el ejecutor».

Cuando en el otoño de 1958 los federales den comienzo a una exhaustiva investigación contra la corrupción policial, el caos se apoderará de todo.

Klein es el centro de las acusaciones y su vida parece venirse abajo. Él, sin embargo, está dispuesto a lo que sea para poder salir vivo.