Clara Asunción García

Clara Asunción García, Elche (Alicante), 1968. 

Autora de la serie sobre la detective privada Cate Maynes, con dos novelas publicadas hasta el momento, El primer caso de Cate Maynes (Egales, 2011) y Los hilos del destino (Egales, 2014), universo que se ha expandido a través del relato corto con Un perro llamado Úrsula. Edición revisada (Amazon, 2017) y la antología Sexo, alcohol, paracetamol y una imbécil (Amazon, 2015), que incluye El camino de su piel. Versión extendida (Amazon, 2015).

Ha participado también en los libros colectivos Ábreme con cuidado (Editorial Dos Bigotes, 2015), con el relato #Marimaryeva; Donde no puedas amar, no te demores (Editorial Egales, 2016), con el relato ¿Te lo puedes creer?, y en Cada día me gustas más (HULEMS, 2016), con el relato Las cosas que hacen clinc pop.

A finales de 2016 publicó una antología propia, Y abrazarte (Amazon, 2016), colección de relatos con el amor como denominador común, antología que ha sido nominada a los Premios Guillermo de Baskerville 2017, otorgada por la web Libros Prohibidos.

Su currículum literario se completa con las novelas La perfección del silencio (Egales, 2013),  Tras la coraza (Editorial Egales, 2016) y Elisa frente al mar (Amazon, 2013), novela esta recomendada como material de lectura para chicas y chicos de Secundaria y Bachillerato por la web Ttrans-formando, y que ha sido traducida al francés: Face à la mer (Éditions dans l’Engrenage, 2015) y al inglés: Elisa facing the sea (Amazon, 2016).

Elisa frente al mar

 

Dos mujeres se reencuentran en lo alto de un acantilado tras dieciocho años de ausencia. El pasado que une a estas dos mujeres, Nuria y Elisa, está construido a base de amor, renuncia y dolor. Su reencuentro significará el retorno a ese pasado perdido, a su adolescencia, sus recuerdos y las personas que dejaron atrás.

«Elisa frente al mar» es la historia de un amor arrasado por una tormenta de silencio, homofobia y apariencia, en la que las vidas de sus personajes se ven sacudidas por fuerzas que escapan a su control. La inseguridad de la adolescencia da paso al miedo, a años desperdiciados en la lucha contra la duda y los cánones establecidos.

El encuentro en ese acantilado será su segunda, y tal vez, última oportunidad.